2 jun. 2018

Salmo 104 El Señor es fiel a sus promesas

Resultado de imagen de BELLOS PAISAJES

Salmo 104

El Señor es fiel a sus promesas


Dad gracias al Señor, invocad su nombre, 
dad a conocer sus hazañas a los pueblos. 
Cantadle al son de instrumentos, 
hablad de sus maravillas, 
gloriaos de su nombre santo, 
que se alegren los que buscan al Señor. 

Recurrid al Señor y a su poder, 
buscad contínuamente su rostro. 
Recordad las maravillas que hizo, 
sus prodigios, las sentencias de su boca. 

¡Estirpe de Abrahán, su siervo; 
hijos de Jacob, su elegido! 
El Señor es nuestro Dios, 
El gobierna toda la tierra. 
Se acuerda de su alianza eternamente, 
de la palabra dada, por mil generaciones; 

de la alianza sellada con Abrahán, 
del juramento hecho a Isaac, 
confirmado como ley para Jacob, 
como alianza eterna para Israel: 
"A tí te daré el país cananeo, 
como lote de vuestra heredad". 

Cuando eran unos pocos mortales, 
contados, y forasteros en el país, 
cuando erraban de pueblo en pueblo, 
de un reino a otra nación, 
a nadie permitió que los molestase, 
y por ellos castigó a reyes: 
"No toquéis a mis ungidos, 
no hagáis mal a mis profetas". 

Llamó al hambre sobre aquella tierra: 
cortando el sustento de pan; 
por delante había enviado a un hombre, 
a José, vendido como esclavo; 

le trabaron los pies con grillos, 
le metieron el cuello en la argolla, 
hasta que se cumplió su predicción, 
y la palabra del Señor lo acreditó. 

El rey lo mandó desatar, 
el Señor de pueblos le abrió la prisión, 
lo nombró administrador de su casa, 
señor de todas sus posesiones, 
para que a su gusto instruyera a los príncipes 
y enseñase sabiduría a los ancianos. 

Entonces Israel entró en Egipto, 
Jacob se hospedó en la tierra de Cam. 
Dios hizo a su pueblo muy fecundo, 
más poderoso que sus enemigos. 

A éstos les cambió el corazón 
para que odiasen a su pueblo, 
y usaran malas artes con sus siervos. 
Pero envió a Moisés, su siervo, 
y a Aarón, su escogido, 
que hicieron contra ellos sus signos, 
prodigios en la tierra de Cam. 

Envió la oscuridad, y oscureció, 
pero ellos resistieron a sus palabras; 
convirtió sus aguas en sangre, 
y dió muerte a sus peces; 
su tierra pululaba de ranas, 
hasta en la alcoba del rey. 

Ordenó que vinieran tábanos 
y mosquitos por todo el territorio; 
les dió en vez de lluvia granizo, 
llamas de fuego por su tierra; 
e hirió higueras y viñas, 
tronchó los árboles del país. 

Ordenó que viniera la langosta, 
saltamontes innumerables, 
que roían la hierba de su tierra, 
y devoraron los frutos de sus campos. 
Hirió de muerte a los primogénitos del país, 
primicias de su virilidad. 

Sacó a su pueblo cargado de oro y plata, 
entre sus tribus nadie tropezaba; 
los Egipcios se alegraban de su marcha, 
porque los había sobrecogido el terror. 

Tendió una nube que los cubriese, 
y un fuego que los alumbrase de noche. 
Lo pidieron, y envió codornices, 
los sació con pan del cielo; 
hendió la peña, y brotaron las aguas, 
que corrieron en ríos por el desierto. 

Porque se acordaba de la palabra sagrada, 
que había dado a su siervo Abrahán, 
sacó a su pueblo con alegría, 
a sus escogidos con gritos de triunfo. 

Les asignó las tierras de los gentiles, 
y poseyeron las haciendas de las naciones: 
para que guarden sus decretos, 
y cumplan su ley

No hay comentarios:

Publicar un comentario