22 nov. 2012

La difamación...como agua en el suelo


Autor: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net 
La difamación...como agua en el suelo
Nos gusta "el chisme" Saber, enterarnos de secretos para luego correr a contarlos, desde luego, siempre corregidos y aumentados.


La difamación...como agua en el suelo
Nos está tocando vivir días inquietantes de atmósfera cargada, no solo por la contaminación, sino por tantos rumores encargados de desestabilizar al país y con él a sus habitantes.

Nada tan nocivo como un bulo que empieza como chispa de un lugar oscuro en corazones perversos, en bocas malsanas que traman asustar, inquietar y destruir la paz y confianza de los hombres que con el esfuerzo cotidiano buscan dar empuje y un buen rumbo al país. 

Seamos sensatos y ecuánimes y no demos entrada a tantos rumores que no sirven para otra cosa que para empeorarnos y crear barullo y desconfianza convirtiendo en caos la vida que ya de por si está bastante difícil.

Nos gusta "el chisme" y si es amarillista, mejor. Nos gusta saber, enterarnos de secretos para luego correr a contarlos, desde luego, siempre corregidos y aumentados. 

Muchas personas caen en ese dañino y cruel juego... por eso nada nos inspira tanta confianza como conocer y tratar a una persona que jamás la oímos hablar mal de nadie, que no critica o que aún más, siempre busca alguna palabra de excusa para la persona criticada o busca la forma de justificar una u otra conducta.

Los Mandamientos de Dios, no son para someter a los seres humanos a un sinfín de negativas, sino para protegerlos y encauzarlos por el sendero por el que, por cumplirlos, encontrarán la felicidad y de quienes los rodean, contiene UNO en el que se nos pide: no mentir y no levantar falsos testimonios. 

Nos rodea el extremismo tanto en los crímenes como en la vida de las personas...

El mal trabaja, el mal no descansa. Mientras las buenas conciencias duermen, las fuerzas del mal maquinan asaltos, robos, violaciones, rumores nefastos, asesinatos. Y sabemos que no siempre es con un arma de fuego con lo que se puede terminar una vida. Es nuestra lengua la que puede herir, matar. Con nuestra lengua se puede hacer que una persona pierda su puesto de trabajo, se puede deshacer un matrimonio, se puede sembrar el odio entre hermanos, se puede quitar la honra de una persona con la difamación, con una calumnia... que una vez dicha es como agua derramada en el suelo
Aunque después se trate de recoger siempre quedará algo que nos haga albergar el sentimiento de la duda. 

Aunque parezca extremoso el pecado de la difamación y la calumnia es pecado grave, haciéndonos perder la gracia de Dios. 

Tengamos mucho cuidado de no propagar lo que nos cuentan, sobre todo si no nos consta para nada el hecho en cuestión y seamos cuidadosos con la honra y el buen nombre de los demás, como nos gustaría que hicieran con nosotros....

21 nov. 2012

El trapecista


 


Martes, 20 de noviembre de 2012

Decía H. Noewen, autor del libro “El regreso del hijo pródigo”,  que el creyente se asemeja a un trapecista de circo. El trapecista se suelta del trapecio, con doble e incluso triple mortal, confiando en las manos firmes de su compañero que lo atrapará y no permitirá que caiga al suelo. De igual forma el cristiano necesita arriesgar su vida en determinados momentos, apostándolo todo a la promesa de salvación.

Esta confianza en Dios, base de la conversión del corazón, requiere que auténticamente estemos dispuestos a soltarnos en Él, a dejarnos sostener por sus manos de Padre.

Al igual que el trapecista, al soltarnos de nuestras ataduras, debemos esperar con manos firmes y sin vacilación, esto es, con fe, que Él no permitirá nuestra caída.Sin embargo, a diferencia de aquel, esta espera puede ser larga y particularmente difícil para nuestra alma. Es fácil enredarse en complicaciones, dudas y luchas interiores. En estos duros momentos de espera, no podemos seguir sino andando con sosiego un paso tras otro, alegrándonos con el sol que sale hoy, marchando con un corazón amplio, por el camino que hoy es el nuestro.

Lo demás, lo de ayer y lo de mañana, no debe inquietarnos. Debemos fiarnos de Dios y seguir dejándonos caer en sus brazos.Caminar, esperar y dejar que los pajarillos sigan cantando. Un día será primavera en nuestra alma y se abrirán las rosas.

Confiar en Dios es ponernos en sus manos, de ahí que los teólogos coinciden en que la fe no es, en primer término, dar por cierto hechos, sino tener confianza en Dios. Ellos hablan de una 'fe en ti' en oposición a la mera 'fe en que...'.  Tener fe significa tener confianza en Dios. El término alemán 'vertrauen' (tener confianza) proviene de treu 'fiel' y significa: firmeza. Quien tiene confianza en Dios, tiene un fundamento sólido bajo sus pies. Al mismo tiempo, la confianza en Dios es sostén para aprender a desarrollar la confianza en uno mismo y en las otras personas.

Permitidme que acabe la reflexión de esta semana invitándoos a que meditéis esta oración que me ha ayudado mucho en distintos momentos de mi vida, es de TEILHARD DE CHARDIN , dice así:

"No te inquietes por las dificultades de la vida, por sus altibajos, por sus decepciones, por su porvenir más o menos sombrío. Quiere lo que Dios quiere.

Ofrécele en medio de inquietudes y dificultades el sacrificio de tu alma sencilla que, pese a todo, acepta los designios de su providencia.

Poco importa que te consideres un frustrado si Dios te considera plenamente realizado; a su gusto. Piérdete confiado ciegamente en ese Dios que te quiere para sí. Y que llegará hasta ti, aunque jamás le veas. Piensa que estás en sus manos,
tanto más fuertemente cogido, cuanto más decaído y triste te encuentres.


Vive feliz. Te lo suplico. Vive en paz. Que nada te altere. Que nada sea capaz de quitarte tu paz. Ni la fatiga psíquica. Ni tus fallos morales. Haz que brote, y conserva siempre sobre tu rostro una dulce sonrisa, reflejo de la que el Señor continuamente te dirige.


Y en el fondo de tu alma coloca, antes que nada, como fuente de energía y criterio de verdad, todo aquello que te llene de la paz de Dios. Recuerda: cuanto te reprima e inquiete es falso. Te lo aseguro en nombre de las leyes de la vida y de las promesas de Dios. Por eso, cuando te sientas  apesadumbrado, triste, adora y confía..."



Tirar la primera piedra






Tirar la primera piedra.

Jesús de Nazaret era trementamente sorprendente en su vida pública. Él acogía a los pecadores y marginados como un gesto revolucionario de que Dios estaba de su parte y que había esperanza para ellos.

En cierta ocasión, cuando todo el peso de la ley atentaba contra una mujer adúltera, Él lanzó contra una multitud que la condenaba unas palabras de fuego, que paralizaron sus corazones y petrificaron sus deseos de venganza: “Aquel de vosotros que esté libre de pecado, que le tire la primera piedra” (Lc 8,7b). 
El relato evangélico nos dice que se marcharon uno tras otro, comenzando por los más viejos.

También hoy tú puedes sentir en tu vida, en ocasiones repleta de miserias, que las palabras de Cristo se repiten en tu historia y que no debes de juzgar sin misericordia a nadie, porque tus propios juicios se pueden volver contra tu propia existencia.

Autor: Francisco Baena 

19 nov. 2012

Enciende una luz


Veante mis ojos


Mañanitas a la Virgen de Guadalupe


Jesús Amigo


Amada mía


Vivo sin vivir en mi


Ven Espiritu de Dios sobre mi


Ven ahora Santo Espiritu


Mi Dios está vivo


Estamos de fiesta con Jesús


Amor sin límites


Tenemos, tanto, tanto, para estar agradecidos


Quiero llenar tu trono de alabanzas


Alma de Cristo


Tócame Señor


Salve Estrella de los Mares


Te alabaré


Hemos venido a este lugar


Cantemos al Amor de los amores


Señor me has mirado a los ojos


Padrenuestro Sevillano


Quien nos separará del amor de Cristo


Tocaré el borde de tu manto Jesús


El Señor es mi Pastor


Tocaré el borde de tu manto Jesús


Cuantas cosas en la vida nos ofrecen plenitud


Que triste es lasoledad


Yo quiero ser un vaso nuevo


Oh deja que el Señor te envuelva


Ave María Virgen Bella


En la Cruz está la vida y el consuelo


Señor te doy gracias


Cuando levanto mis manos


Cerca de ti Señor


Mi vocación es el amor


He Visto a Dios en mi vida


Mi Pensamiento eres tu Señor


Cansados del Camino


Renuevame Señor Jesús


Como Cera en tus manos


Quédate Señor


El Poder del Cristiano está en la oración


Bendita sea tu pureza


Dios te Salve María


Estate Señor conmigo


Yo te amo mucho.- Canta Toco


18 nov. 2012

Yo tengo un nuevo Amor.- Canta Toco


SANTO EVANGELIO 18 DE NOVIEMBRE 2012








Autor: P . Sergio Córdova LC | Fuente: Catholic.net
Signos de los tiempos
¿Qué signos de esperanza descubres tú en la Iglesia y el mundo de hoy? Y el Señor nos invita hoy a descubrir esos signos de los tiempos, que nos descubren un nuevo amanecer.


Del santo Evangelio según san Marcos 13, 24-32 

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Pasado el sufrimiento de aquellos días, el sol se oscurecerá y la luna no dará resplandor; las estrellas caerán del cielo y las fuerzas celestiales se tambalearán. Entonces verán venir al Hijo del hombre entre nubes con gran poder y gloria; él enviará entonces a los ángeles y reunirá de los cuatro vientos a sus elegidos, desde el extremo de la tierra al extremo del cielo. Fíjense en el ejemplo de la higuera: cuando sus ramas se ponen tiernas y brotan las hojas, saben que el verano está cerca. Pues lo mismo ustedes, cuando vean que suceden estas cosas, sepan que el Hijo del hombre ya está cerca, a la puerta. Les aseguro que no pasará esta generación sin que todo esto suceda. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. En cuanto al día aquel y a la hora, nadie sabe nada, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sino sólo el Padre». 

Oración introductoria 

Señor, me acerco hoy a Ti con fe, sabiendo que eres el Señor de la vida y de la historia. Consciente de mis debilidades y caídas, pongo mi confianza en Ti, porque Tú siempre cumples tus promesas. Mientras contemplo tu amor que se convierte en fidelidad, yo deseo también corresponder con mi fidelidad. Estoy ante Ti en esta oración para escucharte y, descubrir tu voluntad en este día. 

Petición 

Espíritu Santo, concédeme estar atento a tus inspiraciones y fortalece mi voluntad para poder seguirlas. 

Meditación del Papa 

La Iglesia nos ofrece con particular abundancia la Palabra de Dios. Meditándola e interiorizándola para vivirla diariamente, aprendemos una forma preciosa e insustituible de oración, porque la escucha atenta de Dios, que sigue hablando a nuestro corazón, alimenta el camino de fe que iniciamos en el día del Bautismo. La oración nos permite también adquirir una nueva concepción del tiempo: de hecho, sin la perspectiva de la eternidad y de la trascendencia, simplemente marca nuestros pasos hacia un horizonte que no tiene futuro. En la oración encontramos, en cambio, tiempo para Dios, para conocer que "sus palabras no pasarán", para entrar en la íntima comunión con él que "nadie podrá quitarnos" y que nos abre a la esperanza que no falla, a la vida eterna [...] Para llevar a cabo una conversión profunda de nuestra vida: dejarnos transformar por la acción del Espíritu Santo, como san Pablo en el camino de Damasco; orientar con decisión nuestra existencia según la voluntad de Dios; liberarnos de nuestro egoísmo, superando el instinto de dominio sobre los demás y abriéndonos a la caridad de Cristo. Benedicto XVI, 22 de febrero de 2011. 

Reflexión 

Nos encontramos ya en el penúltimo domingo del tiempo ordinario. Y, como todos los años, el Evangelio de este día nos habla de las realidades escatológicas y de las señales apocalípticas que acompañarán el fin de los tiempos, cuando llegue el momento de la "segunda venida" del Mesías. 

El fin del mundo ha sido una preocupación del hombre en todas las épocas. Tal vez por su curiosidad natural o por su temor ante un futuro desconocido, siempre se ha interesado en estos temas. Y esta conciencia colectiva se ha agudizado sobre todo en ciertos períodos críticos de la historia. Así, por ejemplo, en las primeras décadas de la Iglesia, cuando todavía estaban frescas en la mente y en el corazón de los cristianos las enseñanzas de Cristo sobre el juicio final, se creía próxima la "parusía". 

También, en el cambio del primer milenio, en el año 1000, se dio una "crisis" universal ante el temor del fin del mundo. Pero eso no sólo sucedió en el medioevo. En pleno siglo XX, a pesar de los progresos tecnológicos y los avances de la ciencia, se dieron muchos movimientos en esta dirección. Incluso hasta surgieron varias sectas -como los testigos de Jehová, lo adventistas del séptimo día, los secuaces de la así llamada "iglesia universal de Dios" y otras más- para quienes la idea del fin del mundo es parte fundamental de su credo. 

Por supuesto que nuestro Señor profetizó el fin del mundo. Y el Evangelio de hoy es una prueba clarísima de ello: "Después de una gran tribulación -nos dice Jesús- el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas del cielo se caerán y los ejércitos celestes temblarán. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad". Todo esto es muy cierto. Y nuestro Señor no nos habló de ello sólo para aterrorizarnos, como si estuviera narrando un cuento de miedo a unos niños. 

Sin embargo, también tenemos que interpretar correctamente estas palabras del Señor. La Biblia razona con categorías relativas e históricas, más que absolutas y metafísicas. El lenguaje oriental –y, por tanto, también el bíblico y el usado por Jesús en su predicación- no siempre se ha de entender en un sentido literal y absoluto, sobre todo en los temas apocalípticos. Por este mismo motivo, mucha gente no entiende las expresiones del Apocalipsis del apóstol san Juan e interpreta erróneamente muchos de sus pasajes. 

Pero, volviendo al Evangelio, cuando Cristo habla del fin del mundo, no sólo se refiere al fin de los tiempos en absoluto, sino también al fin de "SU" mundo, al término de una época o a la vida de los oyentes. Por eso, nosotros, más que inquietarnos por "el" fin del mundo, tendríamos que preocuparnos de "nuestro" propio fin. Y las palabras que vienen a continuación: "Os aseguro que no pasará esta generación antes que todo esto suceda" se cumplieron perfectamente. 

En efecto, el año 70 d.C. las legiones romanas, al mando del emperador Tito, sitiaban Jerusalén y prendían fuego a la ciudad, "sin dejar piedra sobre piedra". ¡Les llegó "su" fin del mundo, tal como Cristo lo había anunciado! Y podemos hablar, en términos análogos, del saqueo de Roma por los vándalos en el año 410; de la caída del Imperio romano en el 476; o de la caída de Constantinopla en el 1453. O, en épocas más recientes, el derrocamiento de las monarquías europeas durante la revolución francesa, la revolución bolchevique del 1917 y la caída del imperio zarista; las dos grandes guerras mundiales, la explosión del comunismo y su difusión por muchas partes del planeta, y todas esas formas de totalitarismo que azotaron al mundo -el nazismo, el fascismo, el marxismo, etc.- hasta llegar al derrumbamiento definitivo de esas mismas ideologías con la caída del muro de Berlín en 1989… Todos estos trágicos eventos han sido, en cierto modo, otras formas de "fin del mundo". 

Pero, más que detenernos en la profecía escatológica de Cristo -por lo demás, totalmente desconocida para nosotros, como nos lo dice Él mismo: "El día y la hora nadie la sabe, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sólo el Padre"- concentrémonos en el presente: en la necesidad de velar y de estar preparados para la venida de Cristo. Es decir, en la necesidad de vivir en gracia y de llevar una vida cristiana digna y santa. 

Propósito 

Pongamos nuestra mirada y nuestro corazón en el cielo, viviendo llenos de alegría, de optimismo y de esperanza: "Aprended de la higuera: cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, sabéis que la primavera está cerca; pues cuando veáis suceder todo esto, sabed que Él está cerca, a la puerta". ¡Cristo está para llegar! Entonces, ¡qué dicha debe invadir nuestra alma! Está comenzando la primavera. Y el Señor nos invita hoy a descubrir esos signos de los tiempos, que nos descubren un nuevo amanecer. No se está acabando el mundo. En realidad, está naciendo uno nuevo; ¡está llegando otra primavera del espíritu! 

Dialogo con Cristo 

¿Qué signos de esperanza descubo Señor, en la Iglesia y el mundo de hoy? Meditaré en esta pregunta, contemplando la higuera, y encontraré muchísimos brotes de vida.