1 jun. 2018

Salmo 103 Himno al Dios creador

Resultado de imagen de BELLOS PAISAJES

Salmo 103

Himno al Dios creador


Bendice, alma mía, al Señor: 
¡Dios mío, qué grande eres! 
Te vistes de belleza y majestad, 
la luz te envuelve como un manto. 

Extiendes los cielos como una tienda, 
construyes tu morada sobre las aguas; 
las nubes te sirven de carroza, 
avanzas en las olas del viento; 
los vientos de sirven de mensajeros; 
el fuego llameante, de ministro. 

Asentaste la tierra sobre sus cimientos, 
y no vacilará jamás; 
la cubriste con el manto del océano, 
y las aguas se posaron sobre las montañas; 

pero a tu bramido huyeron, 
al fragor de tu trueno se precipitaron, 
mientras subían los montes y bajaban los valles: 
cada cual al puesto asignado. 
Trazaste un frontera que no traspasarán, 
y no volverán a cubrir la tierra. 

De los manantiales sacas los ríos, 
para que fluyan entre los montes; 
en ellos beben las fieras de los campos, 
el asno salvaje apaga su sed; 
junto a ellos habitan las aves del cielo, 
y entre las frondas se oye su canto. 

Desde tu morada riegas los montes, 
y la tierra se sacia de tu acción fecunda; 
haces brotar hierba para los ganados, 
y forraje para los que sirven al hombre. 

El saca pan de los campos, 
y vino que le alegra el corazón; 
y aceite que da brillo a su rostro, 
y alimento que le da fuerzas. 

Se llenan de savia los árboles del Señor, 
los cedros del Líbano que El plantó: 
allí anidan los pájaros, 
en su cima pone casa la cigüeña. 
Los riscos son para las cabras, 
las peñas son madriguera de erizos. 

Hiciste la luna con sus fases, 
el sol conoce su ocaso. 
Pones las tinieblas y viene la noche, 
y rondan las fieras de la selva; 
los cachorros rugen por la presa, 
reclamando a Dios su comida. 

Cuando brilla el sol, se retiran, 
y se tumban en sus guaridas; 
el hombre sale a sus faenas, 
a su labranza hasta el atardecer. 

Cuántas son tus obras, Señor, 
y todas las hiciste con sabiduría; 
la tierra está llena de tus criaturas. 

Ahí está el mar: ancho y dilatado, 
en él bullen, sin número, 
animales pequeños y grandes; 
lo surcan las naves, y el leviatán 
que modelaste para que retoce. 

Todos ellos aguardan 
a que les eches comida a su tiempo: 
se la echas, y la atrapan; 
abres tu mano, y se sacian de bienes; 

escondes tu rostro, y se espantan; 
les retiras el aliento, y expiran 
y vuelven a ser polvo; 
envías tu aliento, y los creas, 
y repueblas la faz de la tierra. 

Gloria a Dios para siempre, 
goce el Señor con sus obras, 
cuando El mira la tierra, ella tiembla; 
cuando toca los montes, humean. 

Cantaré al Señor, 
tocaré para mi Dios mientras exista: 
que le sea agradable mi poema, 
y yo me alegraré con el Señor. 

Que se acaben los pecadores en la tierra, 
que los malvados no existan más. 
¡Bendice, alma mía, al Señor! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario