7 nov. 2015

Santo Evangelio 7 Noviembre 2015


Día litúrgico: Sábado XXXI del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 16,9-15): En aquel tiempo, Jesús decía a sus discípulos: «Yo os digo: Haceos amigos con el dinero injusto, para que, cuando llegue a faltar, os reciban en las eternas moradas. El que es fiel en lo mínimo, lo es también en lo mucho; y el que es injusto en lo mínimo, también lo es en lo mucho. Si, pues, no fuisteis fieles en el dinero injusto, ¿quién os confiará lo verdadero? Y si no fuisteis fieles con lo ajeno, ¿quién os dará lo vuestro? Ningún criado puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al dinero».

Estaban oyendo todas estas cosas los fariseos, que eran amigos del dinero, y se burlaban de Él. Y les dijo: «Vosotros sois los que os la dais de justos delante de los hombres, pero Dios conoce vuestros corazones; porque lo que es estimable para los hombres, es abominable ante Dios».

«El que es fiel en lo mínimo, lo es también en lo mucho»
Rev. D. Joaquim FORTUNY i Vizcarro 
(Cunit, Tarragona, España)


Hoy, Jesús habla de nuevo con autoridad: usa el «Yo os digo», que tiene una fuerza peculiar, de doctrina nueva. «Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad» (cf. 1Tim 2,4). Dios nos quiere santos y nos señala hoy unos puntos necesarios para alcanzar la santidad y estar en posesión de lo “verdadero”: la fidelidad en lo pequeño, la autenticidad y el no perder de vista que Dios conoce nuestros corazones.

La fidelidad en lo pequeño está a nuestro alcance. Nuestras jornadas suelen estar configuradas por lo que llamamos “la normalidad”: el mismo trabajo, las mismas personas, unas prácticas de piedad, la misma familia... En estas realidades ordinarias es donde debemos realizarnos como personas y crecer en santidad. «El que es fiel en lo mínimo, lo es también en lo mucho» (Lc 16,10). Es preciso realizar bien todas las cosas, con una intención recta, con el deseo de agradar a Dios, nuestro Padre; hacer las cosas por amor tiene un gran valor y nos prepara para recibir “lo verdadero”. ¡Qué bellamente lo expresaba san Josemaría!: «¿Has visto cómo levantaron aquel edificio de grandeza imponente? —Un ladrillo, y otro. Miles. Pero, uno a uno. —Y sacos de cemento, uno a uno. Y sillares, que suponen poco, ante la mole del conjunto. —Y trozos de hierro. —Y obreros que trabajan, día a día, las mismas horas... ¿Viste cómo alzaron aquel edificio de grandeza imponente?... —¡A fuerza de cosas pequeñas!».

Examinar bien nuestra conciencia cada noche nos ayudará a vivir con rectitud de intención y a no perder nunca de vista que Dios lo ve todo, hasta los pensamientos más ocultos, como aprendimos en el catecismo, y que lo importante es agradar en todo a Dios, nuestro Padre, a quien debemos servir por amor, teniendo en cuenta que «ningún criado puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro» (Lc 16,13). Nunca lo olvidemos: «Sólo Dios es Dios» (Benedicto XVI).

«Haceos amigos con el dinero injusto»
Rev. D. Antoni CAROL i Hostench 
(Sant Cugat del Vallès, Barcelona, España)


Hoy, rodeados como estamos de un ambiente consumista, Jesús vuelve a acariciar nuestra conciencia para persuadirnos de las falsas felicidades. Y no lo hace cargándonos con prohibiciones, porque el camino de la santidad es —ante todo— una invitación a la felicidad: «Si quieres entrar en la vida…» (Mt 19,17). El Señor nos anima a trabajar, a gestionar el "dinero" de este mundo con rectitud de intención y con afán de servicio.

Estamos llamados a lo más alto (a la caridad) tratando las cosas de la tierra en un sentido constructivo. El Creador mandó "dominar la tierra", pero no de cualquier manera ni a cualquier precio, pues, a la vez, nos ha prescrito "multiplicarnos" y "llenar" la tierra (cf. Gen 1,28). Sólo el amor (el darse a los demás) es la verdadera medida de esa plenitud que Dios nos pide ya en esta vida.

Con la expresión «dinero injusto» (Lc 16,9) Jesucristo alude a esas cosas terrenales que, en sí mismas, sin ser malas, no nos hacen justos ni nos preparan para la felicidad eterna. El Maestro nos invita a amar a los demás («haceos amigos»), no sólo mediante la oración, sino también en el día a día, con un recto y servicial manejo de los bienes terrenales.

La eternidad es demasiado larga para los "entretenimientos": quien se entretiene en este mundo, se aburrirá en la eternidad. En cambio, el amor —que siempre aspira a crecer— goza en la eternidad. Por eso, hemos de evitar el encogimiento del corazón causado por el entretenimiento con el dinero "injusto".

Hoy como antaño, no faltan quienes oyendo esas palabras siguen burlándose de Jesús (cf. Lc 16,14). Así, al Vicario de Cristo lo tachan de intransigente, a la vez que se ríen de los católicos viéndonos como ingenuos manipulados por un "dictador". El servicio del Sucesor de Pedro es una caricia a nuestra conciencia para defendernos de la dictadura del "führer" de turno: llámese "relativismo", lo "políticamente correcto"... «De Newman aprendimos a comprender el primado del Papa: 'La defensa de la ley moral y de la conciencia es su razón de ser'» (Benedicto XVI).

San Alvaro de Cordoba, 7 Noviembre



7 de noviembre
SAN ÁLVARO DE CÓRDOBA
(+ siglo IX)

Córdoba ha dado dos personajes de este nombre que entran de lleno en el campo de la hagiografía. Uno de ellos, el bienaventurado Alvaro, fue un religioso dominico que vivió a fines de la Edad Media en el convento de San Pablo de Córdoba, y murió en 1420; el otro, más ilustre todavía, es el insigne apologista y defensor de la fe frente al Islam, que iluminó con su palabra y sostuvo con sus escritos a la cristiandad cordobesa en tiempo de los emires. Pertenecía a una de las familias más distinguidas de la ciudad. Su ilustre prosapia está confirmada por el sobrenombre de Aurelio Flavio que le dan sus contemporáneos, y que en la época visigoda designaba la dignidad real. En su familia era tradicional el cultivo de las letras. Su mismo padre tenía tal prestigio como conocedor de la literatura cristiana, que el más famoso maestro cristiano de aquellos días sometía a su aprobación cuanto escribía sobre el dogma de la Trinidad y de la Encarnación "a fin de que le instruyese y tranquilizase".

Ese abad Esperaindeo, amigo de su padre, fue el maestro de Alvaro, el que imprimió en su alma las más firmes convicciones religiosas, el que le orientó hacia la doctrina ortodoxa en medio de la confusión de ideas que reinaba en aquella Andalucía, que acababa de ser el escenario de la lucha adopcionista. Entre sus condiscípulos figuraba un muchacho de familia senatorial, en quien observó las mismas ansias de saber que a él le devoraban. Era el futuro campeón de los mozárabes cordobeses, San Eulogio. "Allí tuve la dicha de verle por primera vez; allí estreché con él la más dulce de las amistades; allí empecé a gustar el encanto de su conversación."

A diferencia de Eulogio, que abrazó el estado eclesiástico, Alvaro permaneció lego toda la vida: se casó con una sevillana y no tardó en verse enredado en la solicitud de las preocupaciones familiares. Su cuñado Juan de Sevilla le consuela con una carta de la muerte de tres hijos, y él nos dice, contraponiendo la vocación de su amigo Eulogio a la suya propia: "Ille sacerdotii ornatur munere, ego terra tenus repens hactenus trahor". Esto, no obstante, no le hizo olvidar su afición al estudio y en especial a las cuestiones teológicas. En todo momento, se nos presenta vigilando los intereses de la fe poniendo al servicio de la Iglesia su talento, su actividad, su perstigio y sus riquezas. Amaba la verdad integral de la Iglesia, esposa de Cristo: y era su anhelo, nos dice él mismo, que la doctrina santa derramase toda su claridad en las mentes de los hombres". Antes que nadie dió el grito de alarma contra una herejía antitrinitaria, de tendencias puritanas y hebraizantes, que empezaba a extenderse entre los mozárabes. Discutió con los herejes, pidió la ayuda de su amigo Eulogio, fue a ver al abad Esperaindeo y le indujo a refutar las afirmaciones de los sectarios, que fueron pronto condenados en un concilio que se celebró en Córdoba el año 839.

Poco después apareció en Córdoba un apóstata franco, llamado Eleázaro, que había huido de la corte de Ludovico Pío y se dedicaba en El Andalus a hacer propaganda judaica y a predicar entre los musulmanes el exterminio de los cristianos. Con deseo de convertirle, Alvaro, que tenía sangre judía en sus venas, trabó con él correspondencia epistolar. No consiguió lo que se proponía, pero nos dejó algunas páginas caldeadas por el fueqo de su amor a Cristo. A una carta en que Eleázaro termina invitándole despectivamente a quedarse con su Jesús, -él contesta apasionadamente: "Amén y nuevamente amén. Amén en el cielo y en la tierra. Y que así como yo le abrazo libérrimamente con la fe por la virtud de la gracia, así sea yo asido por él de manera que nadie me arranque de sus brazos por ninguna violencia ni encantamiento". El apóstata cortó la polémica de una manera cómoda y vieja en el mundo, diciendo que no contestaba a los ladridos de perros rabiosos. Alvaro le Felicitó por su prudencia: "Verdaderamente es absurdo que la zorra chille cuando el perro ladra".

Al mismo tiempo trabajó, en unión con su maestro Esperaindeo y con su condiscípulo Eulogio, por estimular el renacer de las letras latinas y de los estudios teológicos, añorando los días de San Isidoro. Dolíase al ver que los maestros de lengua árabe arrebataban sus discípulos a los que enseñaban la lengua de la Iglesia. Le interesan, sobre todo, los autores eclesiásticos, y sólo con un íntimo recelo se acerca a las obras de la literatura clásica. Considera la gramática como un instrumento indispensable para conservar, según su expresión, "la santísima lengua de nuestros mayores", pero en su sentir, los cantares de los poetas son alimento de los demonios, y a los filósofos los llama filocompos, fabricadores de engaños: "Mis cartas, escribía, no buscan el favor de los paganos, ni se adornan con los colores del Ateneo. Su aroma es el de las Sagradas Escrituras y su sabor el de los Santos Padres". No obstante, nombra. y cita con frecuencia a Virgilio y otros poetas del Lacio, y sus versos abundan en reminiscencias mitológicas. Su estilo es abundante, violento, rebuscado, matizado de palabras griegas y de términos exóticos. Puede considerársele como un genuino escritor cordobés.

Cuando en 850. estalló el conflicto que puso frente a frente el poder de los emires y la cristiandad mozárabe, herida de muerte, la mayor parte de los confesores de la fe salió del grupo más fervoroso que capitaneaban Alvaro y Eulogio. La Iglesia de Córdoba vive unos años de heroísmo y de terror al fin del reinado de Abd el-Rahmán II y comienzos del de Muhammad I. Algunos cristianos, monjes de la sierra, clérigos de las iglesias de la ciudad, doncellas intrépidas y matrimonios que habían tenido la debilidad de dar su nombre al Islam, se presentan espontáneamente a confesar su fe, prefiriendo la muerte a la esclavitud; otros son delatados por sus propio parientes y arrastrados ante el gran cadí de la ciudad. Alvaro se mueve en las avanzadas de la fe, aunque su condición de laico le libra de la cárcel en la gran redada de cristianos con que se inauguró la persecución. Entre 850 y 860 le vemos al lado de su amigo Eulogio defendiendo a los mártires y vindicando su memoria. Aconseja, sostiene, alienta y derrama el oro entre los prisioneros que llenan las cárceles. Cuando Eulogio dirige a los perseguidos sus libros inflamados, sus historias martiriales y sus apologías, él salta de gozo, felicita al doctor del pueblo de Dios y besa los folios emborronados en las penumbras del calabozo. No contento con aplaudir, toma también él la pluma para justificar aquel movimiento mal juzgado entonces, lo mismo que hoy, por muchos, aun dentro del cristianismo. En 854 publica un libro intitulado Indículo luminoso, que es una violenta diatriba contra los españoles que se dejaban seducir por las doctrinas islámicas y una defensa de aquellos que habían sellado su fe con el martirio. Su lenguaje es más fuerte y arrebatado que el de San Eulogio, y cuando habla, sobre todo, de los vicios de Mahoma, llega a una crudeza increíble, y todavía promete decir otras cosas en otro libro que nunca escribió. Este mismo ha llegado a nosotros incompleto.

Sin embargo, ni Alvaro ni Eulogio pertenecían al grupo extremista entre las varias facciones ocasionadas por aquel conflicto en el seno de la cristiandad andaluza. Estaba en primer lugar el que consideraba la actitud de los mártires como una provocación inútil, que Dios condenaba, y debía ser condenada también por los hombres. De este parecer eran los cristianos más contemporizadores, presididos por el metropolitano de Sevilla, Recafredo. Frente a ellos se había colocado el obispo de Córdoba, Saúl, que consideraba como excomulgados y arabizados a cuantos no estuviesen dispuestos a enfrentarse con el Islam con el fervor de los confesores de la fe. En un justo medio se colocaron Alvaro y sus amigos, dispuestos siempre a la concordia, pero sin traicionar la memoria de aquellos que, inspirados por Dios, se habían presentado a confesar su fe ante los tribunales mahometanos. Esta diferencia de criterio indispuso a Alvaro con su obispo, a quien se comparaba en Córdoba con los donatistas y los luciferianos. Los obispos le habían condenado, pero él anatematizaba a cuantos no estuvieran con él. Esta situación trajo a Alvaro no pocas inquietudes. Con motivo de una enfermedad, pidió la penitencia, por la cual se obligaba a las prácticas que la antigua disciplina de la Iglesia imponía a los penitentes. Una de ellas era el privarse de la comunión mientras no recibiese la absolución del obispo. Habiendo salido de la enfermedad, Alvaro se dirigió humildemente a su prelado con palabras que nos emocionan: "Estoy dispuesto a obedecer en todo con tal de no privarme del remedio de la comunión:.., pues no puedo estar tanto tiempo sin recibir el cuerpo y la sangre de mi Dios". Todo pudo resolverse satisfactoriamente, pues Saúl cedió, se retractó de su celo puritano en un concilio de obispos el año 857, fue absuelto y absolvió también él a sus excomulgados.

Poco después, en 859, Eulogio sucumbió en la lucha, y Alvaro asistió orgulloso a la apoteosis del amigo entrañable; cuya vida escribió en páginas llenas de admiración y de cariño. Sentíase feliz y al mismo tiempo le abrumaba el peso de la tristeza. Era ya viejo, su causa parecía perdida y le abrumaba, según su expresión, el pensamiento de su insolencia y de su iniquidad. Su vida le parecía vacía de buenas obras, de bien y de verdad. Hasta su misma ortodoxia se le presentaba dudosa, y esto es lo que le movió a escribir su canto de cisne, la Confesión, opúsculo inflamado y doliente, que, a veces, nos recuerda las Confesiones de San Agustín; exposición minuciosa de sus creencias y declaración detallada y exagerada de sus pecados, que acaso leyó en la asamblea de los fieles antes de transmitirla a la posteridad. Nada sabemos de sus últimos días; pero podemos sospechar que murió también él, como su maestro y su condiscípulo, dando su sangre por Cristo. La Iglesia de Córdoba conmemoró su muerte como un día festivo. "En él, decía hacia 950 el calendario de Recamundo, se celebra en Córdoba la fiesta de Alvaro."Su anhelo incoercible de eternidad se refleja en aquella frase que sintetiza su vida. "Tú sabes, Señor, que tengo la sed del reposo eterno."

Los escritos de Alvaro, editados por Flórez en la España Sagrada (t.10 y 11, de donde pasaron a la Patrología latina, t.115 cols.705-720 y t.121 cols.397-566), son los siguientes. 1º. Vita vel Passio beatissimi martyris Eulogii, presbyteri et doctoris. Es la vida de su amigo. Antes que la edición de Flórez hay otra de 1574, debida a los cuidados de Ambrosio de Morales. Al texto en prosa siguen tres poesías en honor del mismo Santo. 2.° Poemas, una docena de composiciones, de las cuales solamente dos se refieren a sujetos religiosos: una oda a la cruz y un elogio de San Jerónimo. Puede verse una edición crítica en Monum. Germ. Hist.: Poetae latini aevi carolini, t.3 p.126­142. 3.° Incipit confessio Alvari. Es una imitación de los Sinónimos, de San Isidoro, cuya idea fundamental se sintetiza en la conclusión: Tolle me, Domine, mihi et redde me tibi. 4.° Incipit liber epistolarum Alvari. Son veinticinco cartas que se cruzan entre Alvaro y diversos personajes, como San Eulogio, Eleázaro, Juan de Sevilla y el abad Esperaindeo, una de ellas sobre motivos familiares; otras de carácter literario y teológico. 5 ° Indiculus luminosus, defensa de los mártires, exhortación al martirio y enseñanzas para evitar los contagios del Islam. 6:° Liber scintiarum. Se trata de una obra que se atribuyó a Alvaro de Córdoba por algunos manuscritos, entre ellos uno gótico del siglo XI, pero cuyo autor debe de ser el monje francés Defensor de Ligugé. Flórez se resiste a contarla entre los escritos de Alvaro. Es una colección de sentencias de la Biblia y de varios autores eclesiásticos, en que el copilador no ha puesto nada de su cosecha. 

JUSTO PÉREZ DE URBEL, O. S. B.

6 nov. 2015

Santo Evangelio 6 Noviembre 2015



Día litúrgico: Viernes XXXI del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 16,1-8): En aquel tiempo, Jesús decía a sus discípulos: «Había un hombre rico que tenía un administrador a quien acusaron ante él de malbaratar su hacienda; le llamó y le dijo: ‘¿Qué oigo decir de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando’. Se dijo a sí mismo el administrador: ‘¿Qué haré, pues mi señor me quita la administración? Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer, para que cuando sea removido de la administración me reciban en sus casas’.

»Y convocando uno por uno a los deudores de su señor, dijo al primero: ‘¿Cuánto debes a mi señor?’. Respondió: ‘Cien medidas de aceite’. Él le dijo: ‘Toma tu recibo, siéntate en seguida y escribe cincuenta’. Después dijo a otro: ‘Tú, ¿cuánto debes?’. Contestó: ‘Cien cargas de trigo’. Dícele: ‘Toma tu recibo y escribe ochenta’.

»El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente, pues los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz».

«Los hijos de este mundo son más astutos (...) que los hijos de la luz»
Mons. Salvador CRISTAU i Coll Obispo Auxiliar de Terrassa 
(Barcelona, España)


Hoy, el Evangelio nos presenta una cuestión sorprendente a primera vista. En efecto, dice el texto de san Lucas: «El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente» (Lc 16,8).

Evidentemente, no se nos propone aquí que seamos injustos en nuestras relaciones, y menos aún con el Señor. No se trata, por tanto, de una alabanza a la estafa que comete el administrador. Lo que Jesús manifiesta con su ejemplo es una queja por la habilidad en solucionar los asuntos de este mundo y la falta de verdadero ingenio por parte de los hijos de la luz en la construcción del Reino de Dios: «Los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz» (Lc 16,8).

Todo ello nos muestra —¡una vez más!— que el corazón del hombre continúa teniendo los mismos límites y pobrezas de siempre. En la actualidad hablamos de tráfico de influencias, de corrupción, de enriquecimientos indebidos, de falsificación de documentos... Más o menos como en la época de Jesús.

Pero la cuestión que todo esto nos plantea es doble: ¿Acaso pensamos que podemos engañar a Dios con nuestras apariencias, con nuestra mediocridad como cristianos? Y, al hablar de astucia, tendríamos también que hablar de interés. ¿Estamos interesados realmente en el Reino de Dios y su justicia? ¿Es frecuente la mediocridad en nuestra respuesta como hijos de la luz? Jesús dijo también que allí donde esté nuestro tesoro estará nuestro corazón (cf. Mt 6,21). ¿Cuál es nuestro tesoro en la vida? Debemos examinar nuestros anhelos para conocer dónde está nuestro tesoro... Nos dice san Agustín: «Tu anhelo continuo es tu voz continua. Si dejas de amar callará tu voz, callará tu deseo».

Quizás hoy, ante el Señor, tendremos que plantearnos cuál ha de ser nuestra astucia como hijos de la luz, es decir nuestra sinceridad en las relaciones con Dios y con nuestros hermanos. «En verdad, la vida es siempre una opción: entre honradez e injusticia, entre fidelidad e infidelidad, entre bien y mal (…). En definitiva —dice Jesús— hay que decidirse» (Benedicto XVI).

© evangeli.net M&M Euroeditors |

Los mártires de indochina. 6 Noviembre


6 de noviembre
 LOS MÁRTIRES DE INDOCHINA

(1851-1862)

Indudablemente hay muchos detalles legendarios en las relaciones de los martirios de la primitiva Iglesia, según han llegado a nuestras manos. Al leer la multitud de tormentos y la brutal crueldad que en ellos se manifiesta, recibimos la impresión de que todo aquello es pura invención de los escritores medievales. Sin embargo, en los tiempos modernos y casi en nuestros días, comprobados con multitud de testimonios completamente seguros y verídicos, se han repetido innumerables excesos de crueldad en los mártires de Indochina, de mediados del siglo XIX.

De ello se deduce que los instintos de crueldad son ingénitos en la naturaleza humana, y en los momentos de apasionamiento salen al exterior en la forma más brutal y repugnante; recordemos, aún en nuestros días, los extremos de crueldad y barbarie cometidos por los comunistas con multitud de católicos. Indirectamente, esto prueba con toda suficiencia que no hay que rechazar tan fácilmente aquellas actas de mártires solamente por el motivo de lo inverosímil que resulta la multitud y la crueldad de los tormentos.

El día de hoy se celebra de un modo especial la conmemoráción de los Beatos Jerónimo Hermosilla y sus dos compañeros mártires, pertenecientes a la Orden de Predicadores, sacrificados por Cristo en 1861 en la región del Tonkín. Pero, al mismo tiempo, se celebra la fiesta de otros mártires de Indochina que dieron su sangre por Cristo durante estos años de la más horrible persecución. Algunos fueron beatificados en 1900, 1906 y 1907, y recientemente otros veinticinco fueron elevados a los altares por Pío XII en 1951.

He aquí algunos datos más importantes de los principales entre ellos.

El Beato Jerónimo Hermosilla, insigne dominico y misionero español, era vicario apostólico en el oriente del Tonkin, y al estallar la persecución fue apresado por el mandarín Nguyen. Pero, habiendo logrado escapar de la prisión, continuó en secreto su actividad apostólica entre los naturales, hasta que, por la traición de un soldado, fue encarcelado de nuevo juntamente con otros dos misioneros dominicos, los Beatos Valentín Berrio-Ochoa, vicario general del Tonkín central, y Pedro Almato. Berrio-Ochoa era vasco de nacimiento y de noble familia; pero, habiendo ésta venido a menos, se dedicó algún tiempo al oficio de carpintero-ebanista hasta que ingresó en el seminario y luego en la Orden de Santo Domingo. En 1856 vió al fin realizadas sus ansias de ir a la Indochina, donde, nombrado bien pronto vicario general, llevaba una vida oculta en medio de los mayores peligros a causa de la persecución, cuando fue descubierto por un apóstata.

El padre Almato era catalán, que hacía seis años realizaba una ímproba labor en la misión dominicana del Tonkín, a pesar del deplorable estado de su salud. El padre Hermosillo intentó pasar a la China juntamente con el padre Almato; pero era ya tarde.

Apresados, pues, los tres insignes misioneros de la Orden dominicana, dieron generosamente su sangre por Cristo, siendo decapitados. Es interesante, a este propósito, el plan que, según consta por muchos documentos fidedignos, seguían aquellos sanguinarios enemigos del cristianismo. Como se dice en una de sus proclamas, "todos los cristianos deben ser concentrados en las poblaciones no cristianas, las mujeres separadas de sus esposos y los niños de sus padres. Las pueblos cristianos deben ser destruidos, y sus propiedades distribuidas entre otros. Todo cristiano debe ser marcado en su frente con la expresión falsa religión".

Entre los más insignes mártires de esta persecución, debe ser considerado el Beato Teófanes Vénard, de origen francés, quien ya en su juventud había soñado en el martirio, que al fin sufrió en Tonkín a los treinta y un años de edad, víctima, él y sus compañeros, de las más horribles crueldades, tan típicas de esta persecución.

Ordenado de subdiácono en 1850, entró en el colegio de las Misiones Extranjeras 'e París, y poco después escribía a una hermana suya estas conmovedoras palabras: "Conocía perfectamente el dolor que mi decisión causaría a toda mi familia y particularmente a ti, mi querida pequeña. ¿Pero no pensáis que también a mí me ha costado lágrimas de sangre el dar este paso y el causaros esta pena? ¿Quién ha tenido más cariño que yo a la casa paterna y a la vida familiar? Toda mi felicidad aquí abajo estaba concentrada en ella. Pero Dios, que nos ha unido a todos con los lazos del más tierno afecto, ha querido separarme para sí".

Su salud delicadísima retrasó su ordenación sacerdotal; pero, apenas realizada ésta en 1852, partió Teófanes para Hong-Konk, y después de dedicarse quince meses al aprendizaje de la lengua, pasó en 1854 al Tonkín. Más de cinco años trabajó con un celo incansable, luchando a la vez con su mala salud y con los horrores de la más implacable persecución. Hasta qué punto llegó la crueldad de los perseguidores, se expresa en estas palabras que escribía él mismo: "Se ha dado la orden de aprisionar a todos los cristianos y de martirizarlos por el sistema denominado lang-tri, consistente en una tortura lenta, cortándoles primero los pies hasta los tobillos; luego hasta las rodillas; luego los dedos, luego hasta los antebrazos y siguiendo de este modo hasta que no les quede más que un tronco enteramente mutilado".

Son interesantes los datos que comunica sobre los sufrimientos a que se veían sometidos y la situación desesperada en que se encontraban, todo lo cual es la más elocuente prueba del elevado espíritu que a todos les animaba. "Tres misioneros, dice, entre los cuales hay un obispo, yacen ya uno al lado de otro, día y noche, en un espacio de una vara y media cuadrada. No tenemos más luz ni más aire para respirar que tres agujeros del grosor de un dedo, practicados en la. pared, que nuestra anciana sirvienta se ve obligada a ocultar por medio de unos manojos de leña tirados por fuera."

En noviembre de 1860 fue apresado y metido durante dos meses en una caja, semejante al calabozo descrito anteriormente. Pero él se industrió para escribir desde allí: "Estos días los he pasado tranquilamente. Todos los que me rodean son respetuosos conmigo y me quieren... No he sido sometido a tortura, como mis hermanos. Sin embargo, debido a la brutalidad del verdugo, al ser decapitado, se cometió con él un espectáculo horripilante, después de lo cual, según lo describe uno de los testigos, "una gran turba de gente se abalanzó sobre el cadáver con el fin de empapar lienzos de lino y pañuelos de papel en la sangre del mártir". Esto sucedió el 2 de febrero de 1861.

En 1851 y 1852 fueron decapitados otros dos misioneros de las Misiones Extranjeras de París, los Beatos Auqusto Schöffler y Juan Luis Bonnard. Schöffler, al estallar la persecución el año 1851, fue apresado y tuvo que sufrir horriblemente en la cárcel, con el gran marco de madera que la agarrotaba el cuello y los pesados grillos que apresaban sus miembros, además de la suciedad y de la compañía que lo rodeaba.

Entre los demás mártires de esta horrible persecución, citemos al Beato Esteban Teodoro Guénot, quien por su dignidad de obispo y sus relevantes méritos merece ser destacado de un modo especial.

Ingresado en el seminario de Misiones Extranjeras de París, llegó, en 1829, a Annam. Dedicado de lleno al trabajo misionero, al estallar en este territorio la persecución en 1833, se refugió en Siam junto con algunos seminaristas indígenas; pero, no obstante todas las contrariedades que se sucedieron, se acreditó de tal modo por su intrepidez y abrasado celo, que en 1835 fue consagrado obispo auxiliar de Mgr. Taberd. Entretanto continuaba la persecución devastando las cristiandades del Annam; sin embargo, Mgr. Guénot se arriesgó a entrar en aquel territorio, procurando desde sus escondrijos sostener a los cristianos indígenas e instruir y alentar a los catequistas.

Quince años duró este trabajo agotador de Mgr. Guénot, con el cual logró organizar tres vicariatos apostólicos separados en la Cochinchina, cada uno de los cuales servido por unos veinte sacerdotes, siendo así que al llegar no había más que una docena para todo el territorio. A los veinticinco años de episcopado, durante los cuales no había cesado la persecución, se desencadenó una nueva racha de fanatismo en la provincia de Binh-Dinh, que hasta entonces había gozado de una relativa paz.

En estas circunstancias, el obispo Guénot se ocultó en la casa de un cristiano, donde tuvo que sufrir horriblemente, hasta que, exhausto de fuerzas, fue apresado por los emisarios del mandarín. Arrojado en un estrecho calabozo, donde apenas podía respirar, fue conducido luego al lugar principal del distrito, donde al poco tiempo murió en la cárcel por efecto de tantos sufrimientos. Su muerte ocurrió el 14 de noviembre de 1862. Dos años antes habían sufrido el martirio otros dos obispos.

Los veinticinco mártires del Tonkín, beatificados en 1951 por el papa Pío XII, sufrieron el martirio entre 1857 y 1862 durante la persecución de Yu-Duk. A su cabeza van los obispos españoles Beatos José Sanjurjo y Melchor Sampedro. Poco antes de morir por Cristo, escribía el primero: "Estoy sin casa, sin libros, sin ropa. No tengo nada. Pero estoy tranquilo y soy feliz por verme digno de parecerme un poco a Nuestro Señor, que dijo que el Hijo del hombre no tenia dónde reclinar su cabeza". Los demás eran indigenas indochinos, y excepto cuatro, todos eran laicos.

El ejemplo de tan heroicos mártires, tan próximos a nosotros, es particularmente apto para alentar a los cristianos de nuestros días en medio de los combates que nos exija el cumplimiento de nuestros deberes profesionales y religiosos.
BERNARDINO LLORCA, S. I.

5 nov. 2015

Santo Evangelio 5 Noviembre 2015


Día litúrgico: Jueves XXXI del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 15,1-10): En aquel tiempo, todos los publicanos y los pecadores se acercaban a Jesús para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Éste acoge a los pecadores y come con ellos». 

Entonces les dijo esta parábola. «¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, la pone contento sobre sus hombros; y llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos, y les dice: ‘Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido’. Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no tengan necesidad de conversión.

»O, ¿qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas, y dice: ‘Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido’. Del mismo modo, os digo, se produce alegría ante los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta».

«Habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta»
Rev. D. Francesc NICOLAU i Pous 
(Barcelona, España)


Hoy, el evangelista de la misericordia de Dios nos expone dos parábolas de Jesús que iluminan la conducta divina hacia los pecadores que regresan al buen camino. Con la imagen tan humana de la alegría, nos revela la bondad de Dios que se complace en el retorno de quien se había alejado del pecado. Es como un volver a la casa del Padre (como dirá más explícitamente en Lc 15,11-32). El Señor no vino a condenar el mundo, sino a salvarlo (cf. Jn 3,17), y lo hizo acogiendo a los pecadores que con plena confianza «se acercaban a Jesús para oírle» (Lc 15,1), ya que Él les curaba el alma como un médico cura el cuerpo de los enfermos (cf. Mt 9,12). Los fariseos se tenían por buenos y no sentían necesidad del médico, y es por ellos —dice el evangelista— que Jesús propuso las parábolas que hoy leemos.

Si nosotros nos sentimos espiritualmente enfermos, Jesús nos atenderá y se alegrará de que acudamos a Él. Si, en cambio, como los orgullosos fariseos pensásemos que no nos es necesario pedir perdón, el Médico divino no podría obrar en nosotros. Sentirnos pecadores lo hemos de hacer cada vez que recitamos el Padrenuestro, ya que en él decimos «perdona nuestras ofensas...». ¡Y cuánto hemos de agradecerle que lo haga! ¡Cuánto agradecimiento también hemos de sentir por el sacramento de la reconciliación que ha puesto a nuestro alcance tan compasivamente! Que la soberbia no nos lo haga menospreciar. San Agustín nos dice que Jesucristo, Dios Hombre, nos dio ejemplo de humildad para curarnos del “tumor” de la soberbia, «ya que gran miseria es el hombre soberbio, pero más grande misericordia es Dios humilde».

Digamos todavía que la lección que Jesús da a los fariseos es ejemplar también para nosotros; no podemos alejar de nosotros a los pecadores. El Señor quiere que nos amemos como Él nos ha amado (cf. Jn 13,34) y hemos de sentir gran gozo cuando podamos llevar una oveja errante al redil o recobrar una moneda perdida.

Santa Angela de la Cruz. 5 Noviembre


5 de noviembre

SANTA ÁNGELA DE LA CRUZ
(1846-1932)

Ángela nació en Sevilla el año 1846, de familia numerosa y pobre, trabajadora y piadosa. Desde muy joven trabajó en un taller de zapatería, a la vez que se entregaba al servicio de los más pobres y marginados. Bajo la guía de un experto confesor, el P. Torres, intentó hacerse religiosa, hasta que comprendió que el Señor la llamaba a fundar una congregación, la Compañía de Hermanas de la Cruz, que, viviendo en gran austeridad, atendían a enfermos y menesterosos. A pesar de no tener estudios, dejó escritos de gran profundidad. Su vida y espiritualidad tienen rasgos franciscanos muy marcados. Murió el 2 de marzo de 1932 en Sevilla. Juan Pablo II la beatificó el 5 de noviembre de 1982 y la canonizó en 2003.

* * *

RASGOS FRANCISCANOS DE SANTA ÁNGELA

por José María Javierre

[José M.ª Javierre, sacerdote operario diocesano, es un estudioso de la vida y obras de San Ángela. Prueba de ello son las biografías de la Santa que ha publicado y la edición crítica de los escritos de la misma: Sor Ángela de la Cruz. Escritos íntimos. Madrid, BAC - 362, 1974. En esta obra, además de la edición de los escritos, Javierre ofrece una extensa "Introducción biográfica" (pp. 3-144), así como introducciones particulares y notas a los escritos. A continuación reproducimos algunos de los fragmentos de sus introducciones en que se refiere a la presencia de lo franciscano en Santa Ángela:]

A finales del siglo XII, por el año 1181 ó 1182, iba a nacerle un hijo al acaudalado comerciante de Asís Pedro Bernardone.

Bernardone se hallaba en Francia, traficando para aumentar su fortuna. La noble madonna Pica, su mujer, se vio asaltada de temor en el momento del parto. Para invocar la protección de Nuestra Señora y alcanzar que el hijo le naciera bien, ordenó a los criados que le bajaran al establo en memoria del portal de Belén.

El alumbramiento sucedió felizmente. Y así fue como el llamado Francisco de Asís, hijo de Bernardone y de Pica, comenzó su existencia no en las ricas habitaciones de su casa familiar, sino en un establo.

Igual que Jesús, el hijo de María y José.

Siete siglos más tarde, en el año de gracia de 1875, Angelita Guerrero dio a luz en Sevilla la «Compañía de Hermanas de la Cruz».

Nació pobre la Compañía, igual que Jesús. Sólo que Angelita no tuvo que descender ningún peldaño, pues ya ella vivía en el portal.

Francisco y Angelita sabían los dos que el camino para dar con la «perfecta alegría» pasa por la «pobreza absoluta». Francisco fue pobre cuando ya se vio desnudo en presencia del obispo. Angelita fue siempre pobre. Desde su pobre casita de Santa Lucía, 5, cambió a un convento tan pobre..., que ni convento era.

Así nació la Compañía de la Cruz. Igual que Jesús en Belén. Conocemos la historia de San José, que buscaba un refugio la noche del parto de María; y Jesús nació en un portal.

A finales del mes de junio de 1875, el padre Torres dijo a Angelita que convenía dejara el taller y dedicara todas sus fuerzas a preparar el sistema de vida, el horario, la vivienda primera de la Compañía de la Cruz. Y las compañeras que iniciarían con ella la aventura.

Angelita explicó a su madre, como pudo, lo que se traía entre manos. Y se despidió del taller. (...)

En menos de un mes tuvo todo a punto. Lo traía bien meditado. Todo está dispuesto, y las compañeras también. Angelita ha realizado tres conquistas. Tres y ella cuatro. Forman ya una patrulla, minúscula y ferviente.

Josefa de la Peña, la terciaria franciscana bienestante que la acompaña en visitas a los necesitados ha dado el paso. Ella decide vender sus bienes, dejar su casa, poner el dinero a su disposición y tomar parte desde el primer día en la Compañía. Una testigo del Proceso de Beatificación puntualiza: «En unión de otras tres amigas suyas, que eran también, como ella, terciarias franciscanas, las recibió [Angelita] como primeras en el instituto de las Hermanas de la Cruz». No era fácil este paso para doña Josefa de la Peña. Persona conocida en Sevilla, encontraría luego reticencias y comentarios si el arriesgado ensayo fracasaba.

Pero ha mirado largamente los horizontes de Angelita, conoce el temple de esta mujer, a primera vista frágil. Y entre las dos escogen, del círculo de sus amistades, dos muchachas pobres, sencillas y buenas: Juana María Castro y Juana Magadán. Aceptan. Son cuatro, patrulla minúscula.

Con el dinero de Josefa Peña, no es gran cosa, alquilan «su convento». Un cuartito con derecho a cocina en la casa número 13 de la calle San Luis. (...)

A finales de julio se trasladaron a «su convento». Para entrenarse, para calentar su nido: Pues la «inauguración oficial» está prevista, de acuerdo con el padre, en el día 2 de agosto, fiesta de Nuestra Señora de los Angeles. (...)

Caía la noche, salen a rezar un rato en Santa Paula. Están citadas con el padre Torres. Terminados sus rezos, les platica el padre en el atrio: Que Juana María cambie de nombre para no confundirse con la otra Juana; que Angelita sea superiora; que él mismo asume la dirección jurídica de la Compañía.

La mínima patrulla está ya formada. Hermana Josefa, hermana Juana, hermana Sacramento y sor Ángela, hermana mayor.

2 de agosto de 1875. Nuestra Señora de los Angeles.

El padre Torres Padilla está, muy de madrugada, orando ante el altar mayor de la iglesia de Santa Paula. Cuatro mujercitas, vestidas modestamente, vienen de una casa de la calle San Luis para oír la misa. (...)

Las cuatro mujercitas comulgaron. Y allí estuvieron largo rato diciéndole al Señor sus cosas.

Se olvidaron de comer.

Las hermanas de la Cruz, el primer día de su existencia, fecha oficial de inauguración del instituto, olvidaron guisar la comida. De modo que su fiesta careció de banquete. Es decir, hubo varios banquetes en casas de pobres del barrio. (...)

Estas son las historietas antiguas que los discípulos de Francisco de Asís llamaban de «perfecta alegría». Y añadían al final: En alabanza de Cristo. Amén.

Sea, pues, en alabanza del Señor.

(páginas 55-59)

* * *

Sor Ángela era terciaria franciscana antes de fundar la Compañía; también lo eran las primeras compañeras. Parece que, después de fundada, debían asociarse todas las hermanas a la Orden tercera, según una carta de la fundadora a la casa de Utrera, el 18 de mayo de 1882, que se conserva en la casa madre. En 1929, según documento conservado en el citado archivo del instituto, se pidió y obtuvo la agregación de éste en la Orden Tercera Franciscana; pero vistas y expuestas las dificultades que esto presentaba, al acomodar la regla al derecho canónico en 1941, el Definidor general de la Orden franciscana, por entonces el padre Agustín Zuluaga, envió en 1947 un documento que textualmente dice así: «... quede bien asentado que, sin ser las Hermanas de la Cruz propiamente terciarias franciscanas, por cuanto no hacen profesión de observar la regla de las Congregaciones Terciarias, como agregadas a la Orden, gozan, sin embargo, por una concesión especialísima, de los favores y gracias espirituales de que la Santa Sede ha ido enriqueciendo a través de los siglos a nuestra Orden». Este documento también se conserva en el mismo archivo.

(páginas 356-357, nota 158)

* * *


4. No es oportunidad apropiada esta breve introducción para tomar postura en la compleja controversia acerca de las escuelas de espiritualidad. Pero, referidos los documentos de sor Ángela de la Cruz a las preguntas esenciales -qué ideal se propuso a sí misma y a sus hijas; qué medios utilizó para acercarse al ideal; de qué fuentes se alimenta su espiritualidad; qué notas externas presenta como característica suya en la oración, en la penitencia y en el apostolado-, habría que responder: Primero, que la fisonomía espiritual de sor Ángela se acopla en líneas esenciales a los esquemas ignacianos, si bien acentúa notablemente las influencias de la Imitación de Cristo; segundo, que afloran constantemente en ese esquema general matices propios de otras dos corrientes espirituales, la franciscana y la carmelitana; y tercero, que la condicionan fuertemente las circunstancias de la época y del lugar en que sor Ángela cumplió su trayectoria humana. Analicemos estos puntos. (...)

9. El espíritu franciscano en sor Ángela de la Cruz no surge como un complemento accidental y gracioso, sino que pertenece al núcleo de actitudes conscientemente escogidas por la fundadora. Ella formula referencias explícitas a «mi padre San Francisco» al reseñar que las virtudes «que deben brillar más en mí, son la pobreza, el desprendimiento de todo lo terreno y la santa humildad»; al programar el instituto decide que sus monjas «serán hijas de San Francisco de Asís, hermanas terceras, y los domingos y días de fiesta, en vez de rezar el rosario, rezarán la corona [franciscana]»; al explicar las tareas de las Hermanas advierte que «los medios no serán otros que los que nuestro padre San Francisco tuvo, que lo hizo todo con la limosna». Por el testimonio de las primeras Hermanas conocemos el episodio del sermón oído por sor Ángela en alabanza de San Francisco: le entraron deseos fervorosos de desprenderse de todo y «pisar la tierra sin pisarla». El hábito de las Hermanas y sus costumbres, novenas, misas, proponen permanentemente la cercanía del Santo de Asís hasta la misma partida de este mundo: «Si a última hora [alguna Hermana] pide morir como su padre San Francisco, se le concederá morir en la tarimita».

Esta identificación de sor Ángela con el espíritu franciscano nace más de actitudes existenciales que de fundamentos ideológicos. A pesar de ricas expresiones acerca de la mediación de Cristo, de la soberana presencia de Dios, de la inmersión personal en la vida de Cristo, sería desorbitado establecer en las paginas de sor Ángela alguna vinculación con las sentencias teológicas de la escuela franciscana sobre la prioridad de Jesucristo en los motivos de la encarnación. Pienso que todas las frases de sor Ángela admiten la normal conexión con la ideología ignaciana, tomista en este punto.

Sin embargo, sor Ángela, por su origen familiar, por su ubicación popular y por sus disposiciones naturales, se halla abierta a conexiones con el horizonte franciscano. Las explosiones amorosas para con Dios y con los hombres más desamparados, la atmósfera de alegría en el desprendimiento, el fiero apego a la pobreza, le colocan entre los discípulos fervorosos del Santo de Asís. Y surgen lances deliciosos de su biografía que constituyen como un capítulo reciente de las Florecillas: se olvida de comer el día de la fundación; convierte los piojos -único terror de sor Ángela- en «perlas de nuestro padre San Francisco»; un pichón «providencial» proporciona caldo para la hermanita enferma; traen los pies secos en día de lluvia torrencial; hermanita Ana consigue la suspirada casa de calle Lerena y cumple las exhortaciones sobre el desprecio del mundo al pie de la letra; sor Ángela remedia la falta de dinero para el pago del pan...

La fundadora introduce prácticas de sabor franciscano en el tenor de vida de las Hermanas: besar la mano a las enfermas, y a los enfermos los pies, viendo en ellos la imagen de Cristo; postraciones para ponerse en presencia de Dios al comenzar la oración; uso habitual de las esteras, que ya sirvieron de cama al grupo inicial en calle San Luis; petición de limosna de puerta en puerta, modo «más gustoso» para San Francisco; utilización común de los libros; dedicación de las flores a la Virgen, escribiendo incluso el nombre de María en las macetas; celebración jubilosa de la fiesta de Navidad con «juegos» y procesiones en torno al Niño y sus pesebres.

En el meollo de estas prácticas laten los fervores «exagerados» de la zapaterita enamorada de Jesús y dispuesta a inventar locuras de cariño. Quiere que la comida no le sepa a nada, y a escondidas le neutraliza el sabor con un poquito de ceniza; considera «basura» el oro, igual que Francisco llamó basuras a la riqueza; y lo mismo que el pobre de Asís suplicaba a fray León que le pasara por encima diciéndole «miserable pecador», sor Ángela siente deseos «de aparecer a los ojos de todo el mundo como una miserable pecadora y como una mujer perdida...».

Este matiz tan franciscano del íntimo y poético desprecio de sí mismo halla en la imaginación sevillana de sor Ángela refuerzos que hubieran entusiasmado al «pobrecito» de Asís. Ella escribe de sí: «¿No os mueve a compasión la pobrecita Ángela, tan sucia, tan fea y tan haraposa?» «He recibido de mi amado Dueño un gran conocimiento de mi nada. Sí, este conocimiento, que en la presencia de Dios me encuentro tan desnuda de todo, gracias a Dios que lo es todo y yo la nada» «Quería más bajar, más pobreza, más humillación». «Me ha tocado un borrico que no me ayuda..., parece que el borrico desmaya y no quiere andar». Imagina la alegría del mendigo tontico que alcanza favor del rey. Inventa la deliciosa parábola de la «negrita» despreciable, enamorada de Señor tan hermoso, gimiente con suspiros que traen perfume del Cantar de los Cantares. Y concibe una de las situaciones más sorprendentes de la historia de la espiritualidad contemporánea al proponer, en serio y repetidas veces, a su padre espiritual la huida secreta para ocupar una plaza de «mujer arrepentida». Decididamente, Francisco de Asís le hubiera mirado con buenos ojos. Sor Ángela está autorizada por la trayectoria anterior para escribir el epitafio místico de su testamento: No ser, no querer ser...

En documentos posteriores a los papeles recogidos en este volumen, sor Ángela aplica constantemente a la existencia de las Hermanas de la Cruz la tónica franciscana de su espiritualidad: «Estamos de feria», les dice repetidamente aludiendo a los jolgorios de las ferias primaverales andaluzas, que constituyen un prodigio de luz y de color. Las Hermanas de la Cruz «están de feria» cuando les aplasta el trabajo, cuando asisten a coléricos, cuando les falta el alimento del día o ropas con que mudarse: «Siento mucho los males que han sufrido en los días de más tarea y las privaciones que por las circunstancias actuales tienen que experimentar; pero al mismo tiempo me alegro de la poquita de feria que ha habido para el espíritu» (Carta a Arjona, 2 noviembre 1895); «Estas son nuestras ferias y debemos dar muchas gracias a Dios» (Carta a Villafranca, 17 diciembre 1895); «... todos los pobres de Utrera, que los están socorriendo [...]; están de feria, las pobrecillas. Pero no apurarse, que en todas las casas vamos a estar de feria si correspondemos a nuestro Dios» (Carta a Ayamonte, 22 agosto 1885).

(páginas 150 y 158-161)

* * *


De los Escritos de Santa Ángela

[CONTEMPLACIÓN DEL MONTE CALVARIO]

El monte Calvario. Nuestro Señor enclavado en la cruz y la cruz levantada de la tierra. Otra cruz a la misma altura, pero no a la mano derecha ni a la izquierda, sino enfrente y muy cerca.

Pues conocía yo que el que quiere llegar a la santidad debe imitar a nuestro Señor en todo. Y bien, ¿qué han hecho los santos todos, sino seguir los pasos de su divino Salvador, imitándole primero en su vida oculta, cuando, viviendo con su familia sin que apareciese en ellos ninguna cosa extraordinaria, ellos se preparaban para el Calvario por la práctica de las virtudes con que han asombrado al mundo, que no comprende ese misterio, ni puede darse la explicación del cómo se realiza? Y no lo comprenden porque no conocen a Dios.

Pero yo, que al ver a mi Señor crucificado deseaba con todas las veras de mi corazón imitarle, conocía con bastante claridad que en aquella cruz que estaba frente a la de mi Señor debía crucificarme con toda la igualdad que es posible a una criatura; y en lo íntimo del alma sentía un llamamiento tan fuerte para hacerlo así, con unos deseos tan vivos y una ansia tan vehemente y un consuelo tan puro, que no me quedaba duda que era Dios quien me convidaba a subir a la cruz.

Era tan fuerte este llamamiento, que yo no podía resistir, y parece me ofrecía toda a mi Dios, deseando el momento de verme crucificada frente a mi Señor; pero estaba mi voluntad tan unida a la de Dios y tan sujeta a la obediencia, que, aunque deseaba mucho, esperaba la voz de mi padre Torres [su confesor] para conocer la voluntad de Dios y seguirla.

Otras dos cosas comprendía perfectamente.

Primera, que aquella cruz era el término de la santidad, de la cumbre de la más elevada perfección, donde han llegado todos los santos, con las mismas virtudes, aunque practicadas de distintos modos, según el estado de cada uno y los varios caminos por donde Dios los ha llevado.

La segunda, que, a imitación de mi padre San Francisco, las virtudes que deben brillar más en mí son:

-- la pobreza,

-- el desprendimiento de todo lo terreno, y

-- la santa humildad.

Pero con esta diferencia: que así como Dios quiso que este santo fuera conocido y respetado de todos por sus heroicas virtudes y admirables fundaciones, por lo que todo el mundo lo veneró en su vida y en su muerte, haciéndose eterna su memoria, a mí me quiere nuestro Dios desconocida de todo el mundo, de tal manera que no vea en mí otra cosa que una gran pecadora cubierta de deshonra y de ignominia. Quiere nuestro Señor que yo baje tanto, tanto, que no haya otro estado tan bajo, tan despreciable, tan humillante a que yo no pertenezca. Y esto que se siga hasta después de mi muerte. (...)

(páginas 176-177)

* * *

[Medios para socorrer al necesitado: limosna]

El cariño, dulzura, respeto y humildad con que deben tratar a los pobres, la regla debe marcarlo.

Los medios para esto no serán otros que los que nuestro padre San Francisco tuvo, que todo lo hizo con la limosna: así nosotras todo lo pediremos de limosnas, hasta que nos hagamos de devotos que nos señalen alguna limosna, bien todas las semanas o todos los meses.

(página 331)

* * *

[Tiempo libre]

Hasta las diez [después de la cena] pueden las Hermanas con desahogo hacer lo que gusten: las que sean más devotas, novenas; las que sean más místicas, oración; las que sean más activas, coser la ropa de los pobres y hacer escapularios. Aunque serán pocos los días que puedan disponer de esta hora, porque el mes de María, novena de ánimas, de nuestro padre San Francisco, septenario de San José y los Dolores de Nuestra Madre, lo harán en comunidad a esta hora. (...)

A las diez en punto entrarán en el dormitorio y rezarán cinco padrenuestros en cruz a las cinco llagas, diciendo aquella oración «Vedme aquí, ¡oh Dios mío!, que postrado...», una salve a los Dolores, más un padrenuestro a San José, San Francisco; y en seguida examen general de un cuarto de hora.

(páginas 340-341)

* * *

[Pobreza en vida y en muerte]

Serán hijas de San Francisco de Asís, Hermanas terceras [terciarias franciscanas]; y los domingos y los días de fiesta, en vez de la parte de rosario, rezarán la corona [franciscana]. (...)

Cuando enferme [alguna hermana] de cama, no entrará nadie a verla. Y si a la última hora pide morir como su padre San Francisco, se le concederá el morir en la tarimita; después, su mortaja será el hábito que le servía en casa y sus sandalias. Se pondrá de cuerpo presente en el dormitorio y cuatro velas, y nadie la verá, sólo el padre, que le dirá algún responso. Su entierro será muy pobre; aunque tenga familia y quiera otra cosa, no se le admitirá.

(páginas 356-357)

* * *

[En sus "Apuntes de ejercicios y retiros", Santa Ángela muestra gran devoción a muchos santos a los que nombra sus "protectores", pero sólo a San Francisco le llama "mi padre", "nuestro padre" o cosas parecidas]

Segundo día [de Ejercicios de 1884]. Protector de este día, nuestro padre San Francisco. (página 464)

Cuarto día [de Ejercicios de 1885]: jueves 22. Protector, mi amadísimo padre San Francisco. (página 488)

Último día de Ejercicios [de 1885]. Me levanté con esta tranquilidad, pero muy fría; y como era la última comunión de los Ejercicios, me esforcé cuanto pude para hacerla con fervor. Le pedí a la Santísima Virgen me cubriera con su manto para comulgar. Renové los votos. Le pedí al Santo Patriarca [San José] me llevara de la mano para comulgar, y a mi padre San Francisco de la izquierda, al Santo Ángel de mi Guarda que viniera a mi lado y a los demás santos protectores que me acompañasen; y con esta santa comitiva fui a comulgar. (página 499)

Día 9 de enero de 1888, empecé los santos Ejercicios. Tomé de maestro de todos ellos al Sagrado Corazón; y a nuestra querida Madre y nuestro amado San José de protectores. Y también para cada día un protector particular. El primero, a mi Santísima Madre; el segundo, a San José; el tercero, al Santo Ángel de mi Guarda; el cuarto, a mi padre San Francisco; el quinto, a San Ignacio; el sexto, a Santiago y Santa María Cleofás; el sétimo, a señora Santa Ana y San Joaquín, y el octavo, a mi padre Torres. (páginas 540-541) 

Empecé los santos Ejercicios el 19 de enero de 1889. Y puse de protectores de todos ellos al Sagrado Corazón de Jesús y a nuestra Santísima Madre y nuestro procurador San José. Y el primer día al Santo Ángel de mi Guarda; el segundo a Santa María Magdalena, Santa Margarita de Cortona y Santa Pelagia; el tercero a San Ignacio; el cuarto a nuestro Padre San Francisco; el quinto a Santa Magdalena de Pazzis; el sexto San Antonio y Santa Isabel; el sétimo a San Joaquín y Santa Ana; y el octavo a San Benito José de Labre y a nuestro padre Torres. (página 545)

Tercer día [de los Ejercicios de 1891]. [Protector], nuestro padre San Francisco. (página 548)

Empecé estos santos Ejercicios el 7 de diciembre del año 1894. Puse de protectores: El primero, San José; el segundo día, San Cayetano; 3.º, San Ignacio; 4.º, nuestro padre San Francisco; 5.º, los dos protectores del año: Santa Margarita de Cortona y San Félix de Cantalicio. Sexto, San Benito José de Labre y demás protectores de la Compañía; 7.º, San Joaquín y Santa Ana; 8.º, todos los santos de mi devoción y todos los de la corte celestial. (página 562)



YA, SANTA ÁNGELA DE LA CRUZ

por José María Javierre

Si esta página no saliera de Sevilla, yo podría ahorrarme contar aquí quién es sor Ángela: una mujer que ha conseguido el consenso absoluto de la ciudad. Digamos casi absoluto, por si queda un despistado que ignora de qué va. Imposible: desconocer a sor Ángela en Sevilla sería como no haber visto la Torre del Oro.

Ángela de la Cruz es un milagro que nos ocurrió en Sevilla al pasar del siglo XIX al siglo XX; un milagro que sigue vivo, actual. En el mes de enero de 1846, a un matrimonio sencillo, humildes obreros, cardador él, venido de las montañas de Grazalema, y costurera su mujer, Josefa, les nació una niña en la casita donde moraban, arrabales de la Trinidad. Seis hijos sobrevivieron, de los catorce nacidos; Angelita fue la predilecta, el juguete de la familia. Le pudieron dar muy poca escuela, medio leer y mal escribir. Vivaracha, traviesa, a los doce años entró de aprendiza en un taller de calzado, donde las señoronas de Sevilla, y los canónigos, todo hay que decirlo, encargaban sus botas a la moda de París. En aquellos años, Sevilla tenía rango de Corte, por la presencia de los duques de Montpensier en el palacio de San Telmo; la infanta María Luisa Fernanda, hermana de la reina Isabel II, y el duque don Antonio, hijo del rey de Francia. Angelita trabajó a gusto en el taller, ganó la amistad de sus compañeras, y comenzó a visitar enfermos pobres llevándoles consuelo y limosnas. A los diecisiete años ya la tenían por santa. A ella le daba mucha risa. Hacía penitencias escondidas y le ocurrían lances raros: un día, cuando rezaban juntas el Rosario las oficialas del taller, se quedó de rodillas deslumbrada y sonriente, les pareció que alzada sobre el suelo. Las chicas salieron de puntillas dejándola sola; una hora después Angelita apareció bromeando esta disculpa: «Me dejaron dormida...» La cosa iba a mayores; en el cuidado de los enfermos ponía una dedicación absoluta, hasta chupar los pechos supurados de una mujer para limpiarle la herida repugnante: la enferma sanó y no hubo que operarla. El relato alborotó Sevilla, unos a favor, otros en contra. Angelita, ni enterarse.

A los diecinueve años solicitó permiso de su confesor, un cura culto y penitente llamado padre Torres, para entrar de lega en las Carmelitas; y a los veinticuatro, para irse con las Hermanas de la Caridad. Los dos ensayos fracasaron, a causa de su salud débil. Resignada a vivir de monja sin convento, Ángela firmó un papel comprometiéndose ante Dios a cumplir los consejos evangélicos. Prosiguió con su grupo de amigas el cuidado de enfermos pobres, hasta que una tarde le sobrevino esta idea genial: van a fundar un Instituto dedicado a la caridad haciéndose pobres con los pobres, no ayudándoles desde fuera, sino siendo como ellos, experimentando la pobreza desde dentro.

Manos a la obra. El padre Torres le ordenó escribir todos sus pensamientos. Ella -le costaba horrores- obedeció pacientemente y, poco a poco, mejoró su letra: redactó Papeles de conciencia, con maravilloso contenido místico, algunas páginas comparables a santa Teresa y san Juan de la Cruz.

Fundó su Instituto, imaginado por ella como un Calvario donde hay una cruz disponible para crucificarse a sí misma junto a Cristo. Un día regresa Ángela a su casa por la calle enladrillada. Va pensando que el oratorio de su convento debe ser muy bello: si alguna religiosa se ve atormentada por el cansancio y los sacrificios, que halle consuelo a los pies de la Virgen. Toda la casa será un calvario, y el oratorio la única pieza rica. La talla de la Virgen que sea hermosa, y en vez del Niño llevará una cruz y una corona, símbolos de las Hermanas de la Cruz: la cruz en la tierra, y la corona en el cielo. De pronto, Ángela se quedó inmóvil porque ve delante de ella a la Virgen tal como la imaginaba, y la Señora le promete su ayuda. Así nacieron las Hermanas de la Cruz, hijas de sor Ángela. Las cuatro primeras alquilaron un cuartito con derecho a cocina: una mesa, media docena de sillas, un arca ropero, un crucifijo, una estampa de la Virgen de los Dolores y cuatro esterillas para cama. Ese primer día Ángela nombró a la Virgen superiora del convento; salieron las monjas a repartir el dinero que les quedaba y a atender enfermos: era tanta su alegría que no cocieron potaje, se les olvidó comer.

Crecían, buscaron casa más grande. Cuando ya eran doce Hermanas de la Cruz, llamaron Madre a sor Ángela, y desde entonces bastó en Sevilla decir Madre para saber de quién se trataba. Se les acumuló el trabajo: piden limosna, con una mano toman y con otra reparten: visitan enfermos, dan clase a niñas huérfanas, escuela nocturna para obreras. En los lugares de mayor pobreza y necesidad se las ve luchando silenciosamente contra la miseria. Sonrientes. En época de inundaciones, o de peste, o de hambre, ellas son el consuelo de los enfermos: con las Hermanas de la Cruz llegan a cada tugurio recursos y limpieza.

Aumenta el número de Hermanas, abren casa en los pueblos: la bondad y ternura de Madre les gana, entre la gente sencilla, fama de milagrera; sus milagros, las cosas que ella realiza fuera de lo corriente, son maternales caricias, pequeñas ayudas llenas de cariño. De aquellos años se cuentan curaciones, consejos certeros, profecías. Un periodista describió así a sor Ángela: «Lo que en Madre destaca, sobre todo, es la naturalidad, la sencillez, toda modestia y verdad, toda ponderación y equilibrio». Ella repetía a sus monjas cuando escuchaba alabanzas: «Ahora estamos obligadas a ser como dicen y creen que somos». En sus casas puso toques deliciosos de belleza, característicos de Andalucía: la limpieza, las flores, la cal. Un clima de paz serena y alegre. Las Hermanas siguen a rajatabla las normas de mortificación establecidas por sor Ángela, comen de vigilia, casi siempre el tradicional potaje; duermen vestidas sobre tarima de madera; y las noches que les toca velar enfermos descansan poquísimo: quieren estar instaladas en la cruz, enfrente y muy cerca de la Cruz de Jesús, para no sentirse atadas a los bienes o placeres de este mundo, y acudir sin tardanza donde los pobres las necesiten.

En el paisaje urbano de Sevilla la estampa de dos Hermanas de la Cruz que pasan en pareja por la calle gana siempre miradas de ternura: los sevillanos saben que, bajo el vuelo de los amplios mantos, las Hermanas llevan medicinas, alimentos, consuelo, cariño, a una familia necesitada.

A sor Ángela le asustó verse tan querida, y pensó huir a escondidas pidiendo cobijo en alguna casa de mujeres de vida airada arrepentidas. Sus confesores no lo consintieron; y murió al fin, el 2 de marzo de 1932, en su tarima. España estaba políticamente dividida, pero Sevilla toda se puso en marcha como una riada de amor agradecido en honor de sor Ángela. A los dos días de la muerte, el Ayuntamiento republicano dedicó una calle a la madre de los pobres.

Juan Pablo II la beatificó en Sevilla el 5 de noviembre de 1982. [Y la canonizó en Madrid el 4 de mayo de 2003].

No equivocarse, amigos lectores forasteros de Sevilla: ella, Madre, sor Ángela, sigue viva, está aquí, con nosotros. Continúa repartiendo bien a manos llenas. Sus manos son las Hermanas de la Cruz, sus hijas. Sus manos...

[En Alfa y Omega, Nº 349, del 10-IV-2003]

* * * * *

«LA HUMILDAD NO TIENE FIN»

por el Card. Carlos Amigo, o.f.m.

[Con motivo de la canonización de sor Ángela de la Cruz, monseñor Carlos Amigo, cardenal arzobispo de Sevilla, publicó la Carta pastoral Dios nos ha tomado de su cuenta, un acercamiento a la fundadora de la Compañía de las Hermanas de la Cruz, y de la que ofrecemos algunos párrafos] 

Porque en su vida resplandecieron las virtudes evangélicas, la Iglesia quiere poner a la Beata Ángela de la Cruz como modelo de imitación para todos los fieles. Que veneren la memoria de tan ejemplar mujer e invoquen su nombre con devoción y súplica, para que ella interceda en nuestro favor ante el Señor Jesucristo, el Santo de los Santos. Junto a la bienaventurada Virgen María, la Iglesia manifiesta especial veneración a los que han seguido fielmente a Jesucristo, y los pone como ejemplo para el pueblo cristiano. Son los santos.

En ellos aprendemos el camino que lleva a la unión con Cristo. Pues la identificación con el Señor manifiesta la bondad de Dios Padre que colmó con la gracia del Espíritu a tan fieles seguidores. «Si vemos cosas extraordinarias en los santos -decía la Beata Ángela de la Cruz- todo es de Dios y a Él sólo se le debe glorificar, alabar y bendecir. Porque los santos no toman otra parte en estas cosas que la grande fidelidad con que hacen en todo la voluntad de su amado Señor, y por eso son dignos de alabanza; pero esta alabanza no se les da por lo extraordinario que hay en ellos, porque esto es de Dios, sino porque han sido fieles (…) ¿Y qué más hacen los santos? ¡Ah!, ellos mueren de amor y desean derramar hasta la última gota de su sangre por su dulce Amado; pues bien, yo, a imitación de ellos, quiero morir de amor, quiero derramar mi sangre unida a mi dulce Dueño en el Calvario; quiero ser muy fiel a Dios, quiero hacer en todo la voluntad de Dios. Si como, si bebo, si descanso, si trabajo, si pienso, si me muevo, si respiro, todo con la pureza de intención de que todo sea en Dios, por Dios y para Dios y todo para agradarle» (Papeles de conciencia, 366-367). Entre estos santos, y así reconocida por la Iglesia, está la Beata Ángela de la Cruz.

Las virtudes de sor Ángela

Sor Ángela deseaba ser fiel con todo su corazón a la voluntad de Dios, pero le parecía que ella no era el instrumento adecuado para realizar la obra que se le pedía. Esa obra no era otra que la misma fundación y cuidado de la Compañía de las Hermanas de la Cruz. La fundadora no se consideraba ni fuerte ni digna, pero ella se mantendría en fidelidad abrazándose a la cruz de Cristo.

Sor Ángela había oído decir a su director espiritual, don José Torres Padilla: «Si quieres ser bueno, sé obediente y humilde; si quieres ser más bueno, sé más obediente y más humilde; si quieres ser buenísimo, sé obedientísimo y humildísimo». Nuestra santa lo diría, en una síntesis admirable, con estas sencillas palabras: «La humildad no tiene fin, es como el mar». Un mar ilimitado de sufrimiento y resignación interior para encontrar siempre el amor del Señor. No se trata de reconocer o limitar la propia valía, sino de proclamar en todo la grandeza de Dios. Como es obvio, sor Ángela no intentó nunca hacer filosofía moral de la Historia; sin embargo, hay entre sus escritos algunas páginas verdadera y atinadamente sorprendentes, sobre el siglo XIX, en las que va haciendo un parangón entre la humildad y la soberbia: «Mis armas son muy contrarias a las tuyas, pero lo verás como te venzo y confundo. Tus armas son la soberbia, el deseo de ser y elevarte sobre los demás, que te conozcan y que te alaben; y, en fin, te parece que eres superior a todos y, si fuera posible, mandarías que te adorasen. Pues yo te hago frente con la humildad; una vida oculta, desconocida y de humillación con el conocimiento de mi nada y siempre nada, que me lleva hasta abrazarme con gusto con los desprecios y ponerme bajo los pies de todos, me hace superior a ti, porque en esta humillación está el principio de toda grandeza; porque Dios premia a los humildes, y los eleva hasta su gloria. Pues mira, mira cuánto subo, mira la ventaja que te llevo, pues llegará el día de mi grandeza y será muy superior a la tuya y parecida a la de los ángeles, y nunca se acabará porque será eterna» (Papeles de conciencia, 253). En este punto del diálogo con el siglo XIX, sor Ángela descubre el secreto de la alegría: «Y en vez de apartar de mí al que padece, como tú haces, porque su presencia ataja el paso a tus deleites, yo lo socorro en lo que puedo, y estoy dispuesta a sacrificar mi vida por aliviar sus penas y, de este modo, hacérselas más llevaderas. Si tú supieras la felicidad que se siente y la alegría de que es bañada el alma de quien así lo practica, dirías que tengo razón en decir que soy más dichosa que tú» (Papeles de conciencia, 255).

Que ella nos tome de su cuenta

Son muchas las lecciones que podemos aprender en la escuela de la vida de sor Ángela. Todas ellas de imperecedera actualidad. De una manera particular, quisiera subrayar algunas vivencias y actitudes especialmente significativas de su vida, y que son, en estos momentos, tareas urgentes que realizar en nuestra vida cristiana: 

• Dios, lo primero. Necesitamos una fe profunda y viva. Estar atentos a su Palabra, que es Jesucristo. Escuchar al Espíritu que se nos ha dado y vive en nosotros.

• Ese vivir escondidos con Cristo en Dios no aleja de los hombres, particularmente de los más pobres, sino que, al contrario, es fuego que quema las entrañas en deseo de servir.

• Los pobres son el camino que Dios ha trazado en la vida de sor Ángela para encontrarse más cerca de su Señor. Los pobres nos evangelizan.

• La elevada contemplación de misterios tan sublimes se traducía, en la vida de sor Ángela, en virtudes domésticas y cotidianas de sencillez, alegría, ternura, afabilidad, servicio a los demás… Todo lo había aprendido en el corazón de Cristo.

Dios la había tomado de su cuenta. Y ahora, glorificada, le pedimos que sea ella la que también nos tome a nosotros de su cuenta para que, por su intercesión, el Señor nos conceda la gracia de seguir tan buen ejemplo como el que tenemos en la Beata Ángela de la Cruz, y sirvamos con alegría e incansable caridad a nuestros hermanos.

[En Alfa y Omega, Nº 349, del 10-IV-2003]

* * * * *

UNA SANTA ACTUAL

por Antonio María Calero

El Papa Juan Pablo II ha tenido, durante su prolongado pontificado, la feliz intuición de afirmar que la prioridad primera y principal de la Iglesia, en el umbral mismo del siglo XXI, es el compromiso de santidad de todos sus miembros. Para ello, no ha dudado en impulsar, a lo largo de los 25 años de ministerio pastoral al servicio de la Iglesia universal, un amplísimo número de cristianos -mujeres y hombres, adultos y adolescentes, obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas e incluso matrimonios- que, según la feliz expresión del Concilio Vaticano II, «han llegado a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad», es decir, a la santidad. 

Entre esa inmensa muchedumbre, que recuerda la que describe el apóstol Juan en el Apocalipsis, se encuentra una mujer sencilla del pueblo, Ángela Guerrero González, nacida en el barrio sevillano -absolutamente marginal y periférico en aquel entonces- de la Trinidad, el 30 de enero de 1846, y muerta el 2 de marzo de 1932, a los bien cumplidos 86 años.

La que con el tiempo habría de ser conocida y amada como Madre de los pobres, conoció de primera mano, y por propia experiencia, lo que es la escasez de medios en una familia de un barrio periférico que tiene que hacer frente, con el propio trabajo, a las necesidades elementales de la vida. Por eso, cuando, en 1875, funda la Compañía de las Hermanas de la Cruz, lo hace no sólo a favor y al servicio humilde de los pobres y necesitados, sino desde una vida de pobreza real, libre y alegremente asumida y vivida: «Deben estar muertas las hermanas -escribía en una circular-, que, si llega un día en que no hay qué darles a los pobres, deben darle su propio alimento; es decir, deben estar dispuestas cada una de ellas a quedarse sin comer porque coman sus hermanos».

La pobreza de la cruz

Ahora bien, la pobreza que vivió Ángela de la Cruz, y quiso para sus Hermanas, no fue de orden puramente sociológico, es decir, una pobreza consistente en carecer voluntariamente de muchas cosas que, en nuestra sociedad consumista, se presentan y son consideradas como absolutamente imprescindibles: una pobreza expresada en una austeridad de vida que estremece al que la observa desde fuera. Su pobreza fue, ante todo, una exigencia interior que brotó de una experiencia espiritual profunda que la marcó definitivamente para el resto de su vida: la experiencia de la Cruz. El 22 de marzo de 1873, a los 27 años, tuvo una auténtica contemplación espiritual: «El monte Calvario. Nuestro Señor enclavado en la Cruz, y la Cruz levantada en la tierra. Otra cruz a la misma altura, pero no a la mano derecha ni a la izquierda, sino enfrente y muy cerca. Al ver a mi Señor crucificado, deseaba con todas las veras de mi corazón imitarle; conocía con bastante claridad que, en aquella cruz que estaba enfrente a la de mi Señor, debía crucificarme con toda la igualdad que es posible a una criatura; y en lo íntimo del alma sentía un llamamiento tan fuerte por hacerlo así, con unos deseos tan vivos y un ansia tan vehemente y un consuelo tan puro, que no me quedaba duda que era Dios quien me convidaba a subir a la cruz».

Solamente desde esta decisiva experiencia espiritual es posible entender la persona y la obra de Ángela Guerrero González, Ángela de la Cruz desde el momento de su profesión religiosa. Desde ahí se extiende su extrema humildad, expresada en innumerables gestos personales y, muy especialmente, en el sorprendente Canto a la nada, escrito con toda naturalidad en la madurez de sus 59 años (Ejercicios Espirituales de 1887): «Dios mío, dame la gracia para cumplir el propósito de reducirme a la nada. La nada calla; la nada no se disgusta; la nada no se disculpa; la nada no se justifica; la nada todo lo sufre; la nada del pecado es la vergüenza, la confusión; nada merece, más que el infierno; nada se le debe, sólo el infierno. La nada no se impone; la nada no manda con autoridad; la nada, en fin, en la criatura, es la humildad práctica».

Desde ahí, su recia austeridad personal, vivida con tal naturalidad que la hacía pasar completamente desapercibida. Desde ahí, su proverbial amabilidad y agrado, a pesar del genio violentísimo que tenía. Desde ahí, su alegría inalterable, aun cuando los dolores físicos y psicológicos la aquejaran con más frecuencia de la deseada. Desde ahí, de manera muy particular, su irrevocable decisión de servir a los pobres. El servicio a los pobres, en aquellas décadas de mitad del siglo XIX y a lo largo del siglo XX, no fue para Madre Angelita fruto simplemente de una sensibilidad femenina exquisita, o del deseo de remediar una necesidad contrastada: no fue una pura filantropía. El servicio a los pobres y necesitados fue para sor Ángela, y sigue siendo para los miembros de la Compañía de la Cruz por ella fundada, la forma externa de estar crucificadas con Cristo en la cruz que estaba enfrente y muy cerca de la del mismo Cristo. Cristo crucificado y servicio a los pobres fueron para sor Ángela, y son para sus hijas, el haz y el envés de una misma realidad: la cruz profundamente amada.

Una pregunta asalta la mente del lector: ¿qué actualidad puede tener la espiritualidad de esta mujer a la que pronto veneraremos como santa Ángela de la Cruz? La respuesta es bien fácil, aunque sea difícil asumirla personalmente. En un mundo en el que existen millones de pequeños Cristos crucificados, es imposible ser un cristiano coherente y actual, sin asumir valientemente la cruz de Cristo, cargando ante todo con la propia cruz de cada día. Convencidos, además, de que sólo desde la cruz de Cristo será posible trabajar perseverante y eficazmente por liberar a los millones y millones de crucificados existentes en nuestro mundo.

[En Alfa y Omega, Nº 349, del 10-IV-2003]

* * * * *

MADRE DE LOS POBRES

por Dionisio Cueva

Sor Ángela de la Cruz, fundadora de la Compañía de las Hermanas de la Cruz, falleció en Sevilla el 2 de marzo de 1932. Pero la podéis encontrar viva en numerosos barrios marginados de España, Italia y Argentina. En esos barrios de casas humildes, sirven a los pobres las hijas de sor Ángela, a las que el pueblo llama cariñosamente Hermanitas de la Cruz. Y digo sirven, que no es lo mismo servir que ayudar, o echar una mano, o dar a un necesitado algo de lo mucho que nos sobra. Las hijas han aprendido a servir mirándose en el espejo de su Madre. Y ella aprendió la lección meditando a los pies del Maestro, que dijo a sus apóstoles: «El Hijo del hombre no ha venido a que le sirvan, sino a servir»; y más adelante: «Estoy entre vosotros como el que sirve». Cuando estaba a punto de llegar su hora, confirmó con hechos las palabras, lavando los pies a sus discípulos, invitándoles a seguir su ejemplo.

Para servir a los pobres hay que hacerse antes pobre. A sor Ángela le costó muy poco. Nació pobre y permaneció toda su vida pobre. Sus gestos, su lenguaje, sus maneras eran idénticos a los que caracterizaban a los jornaleros de su tierra. Nació un 30 de enero de 1846 en las afueras de Sevilla, donde se borra el plano de la ciudad y se abre el horizonte infinito del campo. Hija de padres honrados, pero pobres. El padre, Francisco Guerrero, cardador de lana y, más tarde, cocinero. La madre, Josefa González, costurera. Bautizaron a la niña el día de la Purificación de Nuestra Señora y la llamaron María de los Ángeles, que se quedó en Angelita y llegó a ser sor Ángela. Reparte su merienda diaria y las propinillas que le dan las buenas gentes con los niños pobres del barrio. Desde los 16 a los 29 años trabaja, mañana y tarde, en un taller artesanal de calzado. Le apodaron, con fundamento y su pizquita de buen humor, la zapaterita. Y le gustó el apodo, por lo que tenía de diminutivo y porque respondía a la verdad.

A los pies de los más pequeños

Sus compañeras de taller dicen que tenía manos de ángel para el trabajo. Y un temperamento muy vivo y muy alegre. Y un toque de natural sencillez. Y un deseo ardiente de ser de Dios, total y únicamente de Dios. A lograrlo le ayudó el padre José Torres Padilla, sabio en teologías y en dirección de almas, pobre como un anacoreta y espectador fijo ante la ventanilla de la Providencia. Definió a la joven zapaterita como «una joven de condición pobre, muy humilde». Y la primera medida del director fue encaminarla hacia los pobres: que visite a los enfermos, que socorra a las familias desvalidas. No le faltaron ocasiones, especialmente durante la epidemia de cólera que azotó Sevilla en 1865, lo que lanzó a Angelita a multiplicar sus horas para socorrer a las familias angustiadas, hacinadas en los corrales de vecindad. Con los enfermos llegó hasta el heroísmo, lavando y curando heridas profundas y llagas purulentas. Este contacto con la realidad le hace volver la vista a Cristo pobre y a canonizar a la misma pobreza: «Oh, santa Pobreza, ¡quién os poseyera para imitar a nuestro Señor!» Por esa vertiente de imitación, intenta meter gozosamente en su corazón a los pequeños para depositarlos en el corazón de Dios; que de eso se trata, de aliviar sus penas y acercarles el mensaje. Es el momento en que comprende, letra por letra, el alcance íntimo de las palabras de Jesús: «El Espíritu del Señor… me ha enviado a dar la Buena Noticia a los pobres».

Cuesta poco, tras estas experiencias que se van a prolongar a lo largo de su larga vida, interpretar su teología de la pobreza. Consiste, fundamentalmente, en seguir a Cristo pobre, desde la desnudez de los que suben a la cruz. Sus virtudes preferidas y sus compromisos son consecuencia de este principio básico. En 1873 escribe: «A imitación de mi padre san Francisco, las virtudes que deben brillar en mí son la pobreza, el desprendimiento de todo lo terreno y la santa humildad» (Escritos íntimos). Y después de afirmar que ser pobre significa llorar con los pobres y sentir sus penas, vuelve a escribir en 1875: «La primera pobre, yo…; desearé sentir los efectos de la pobreza y me alegraré cuando la sienta, estaré pronta para dar todo lo que haya en las casas, teniendo abandono total en Dios y en su Providencia» (Escritos íntimos). Esta referencia a la Providencia le venía por línea directa del padre Torres, quien solía repetir en sus conversaciones: «El bolsillo de esta señora no tiene fondo».

En 1875 funda sor Ángela la Compañía de la Cruz. Un instituto nuevo, levantado sobre la pobreza, «que es el muro de la religión», bendecido desde su nacimiento por el pueblo y aprobado muy pronto por la Iglesia. Sor Ángela quiere a sus monjitas -y ella la primera- «desprendidas de todo, hasta de ellas mismas». Organiza desde el principio turnos de asistencia a los enfermos, por el día y por la noche. El padre Torres, que bendice las iniciativas de sor Ángela, añade que van a visitar enfermos, les llevan alimentos, medicinas, ropas, incluso cama y colchón, y dan escuela a cincuenta niñas de familias humildes. Sí, irán socorriendo a enfermos abandonados a su suerte, a familias sin techo, a pobres vergonzantes, a niñas huérfanas, a mujeres analfabetas. Abrirán escuelas diurnas para niñas sin posibilidades, y escuelas nocturnas para obreras que se ganan el sustento trabajando de día. Y hasta el puchero y la brocha terminarán haciendo milagros en las manos jóvenes de las Hermanas de la Cruz. Porque un pucherito de caldo caliente, ofrecido con amor, puede resucitar a la vida a una anciana desesperada, y una brocha y un balde de cal, movidos con garbo, pueden hacer entrar el sol en un tugurio. De pucheritos así y de blanqueos domiciliarios nos pueden dar lecciones las hijas de sor Ángela…

Van por las calles, recogidas, en silencio. Un hábito de bayeta parda y áspera por vestido. Y por calzado, alpargatas. Como las mujeres pobres del pueblo, ni más ni menos. Impresiona su austeridad en el vestir, en la comida, en la capillita, en las tarimas del dormitorio común. Pobre la casa, como la de Nazaret. Con macetas de flores a la entrada, en los pasillos y en todas las ventanas. Una casa, transformada en jardín, y tan limpia como los chorros del oro. En 1924 dice sor Ángela a sus hijas, con tres palabras esenciales, cuál debe ser la manera de hacer realidad el carisma recibido: «Pobreza, limpieza y antigüedad». Pobreza, entendida sin glosas ni epiqueyas. Limpieza, que brille y alegre los ojos y el alma. Antigüedad, que equivale a fuentes de agua transparente, no contaminada por la rutina. Volver a las fuentes ha recomendado a los consagrados el Concilio Vaticano II. 

La idea de sor Ángela echó raíces en Sevilla. Pero era muy linda, muy práctica, muy evangélica aquella idea. Y corrió como reguero de luz por los caminos de España. Llovieron vocaciones y llovieron peticiones. Había que andar con prudencia, pero ¿quién podía hacer oídos sordos a los gritos de los pobres? Primero por Andalucía, después por Extremadura, finalmente por Castilla. De las manos de sor Ángela fueron brotando 25 fundaciones. Tenía envidia a sus hijas cuando salían de la Casa madre de Sevilla y se iban, con el hatillo al hombro, a tierras lejanas, a servir a pobres desconocidos, a plantar nuevas cruces. «Teneos por felices en ser las primeras que plantéis la cruz de Cristo en ese pueblo…, sin abrigo, sin casa, sin agua, sin sol, pero contentas» (Epistolario).

¿Y de los ricos, qué? Sor Ángela supo, entre sus habilidades, tender la mano a los ricos para poder atender más y mejor a los pobres. Tuvo amigos pudientes, la infanta doña María Luisa Fernanda de Borbón entre ellos. Acepta sus regalos, reza por sus bienhechores, agradece en nombre de sus pobres. Pero la doctrina se mantiene imperativa: «La asistencia a los enfermos ricos se ejecutará, en casos limitados…, y salvando siempre el derecho preferente de los enfermos pobres». Así de claro. Y con validez jurídica.

Son ellos los primeros y gozan de un derecho de preferencia. Se comprende que la amasen como a una madre y que uniesen su dolor callado al de la Compañía entera cuando fueron llegando las noticias de que se apagaba lentamente la candelita de su vida. Ochenta y seis años ardiendo. Muchos años, mucha luz en el mapa de España, mucho amor en las casas de los pobres. Quedaban las hijas. Pero Madre no hay más que una, y la perdían para siempre. 

Se fue la Madre, como queda dicho, con las primeras flores de la primavera. Día 2 de marzo de 1932. Miércoles, al amanecer. El pueblo quiso retenerla unos días. Y, al darle sepultura el sábado, un obrero se abrió camino entre la multitud y el clero. Llevaba en la mano derecha un ramo de claveles que acababa de comprar con el dinero de su jornal. Depositó los claveles sobre el féretro de sor Ángela, y añadió en voz alta que deseaba prestar aquel último homenaje a la que tantas veces había dado el pan a sus hijos.

¿Un símbolo? El agradecimiento de los pobres es siempre un símbolo. Los claveles y el agradecimiento reverdecieron en Sevilla la mañana del 5 de noviembre de 1982, cuando Juan Pablo II beatificó a sor Ángela. Y volverán a ser símbolo ante el pueblo de Dios, dentro de ya pocos días en Madrid, cuando el Vicario de Cristo escriba el nombre de sor Ángela en el Catálogo de los santos [el 4 de mayo de 2003].

[En Alfa y Omega, Nº 349, del 10-IV-2003]

* * * * *

SOR ÁNGELA DE LA CRUZ

por José María Javierre

Ángela Guerrero nació en Sevilla en el seno de una familia humilde, a las afueras de la ciudad, el 30 de enero de 1846; su padre, Francisco Guerrero, cardador de lana, su madre, Josefa González, costurera. Ambos trabajaban como sirvientes del convento de frailes trinitarios: Francisco les cocinaba, Josefa lava y cose la ropa. Catorce hijos tuvieron, de los cuales murieron tempranamente ocho, víctimas de la mortandad infantil. La penúltima nació niña, Ángela.

Apenas tuvo ocasión de asistir a la escuela: con sólo doce años la pusieron a trabajar para ayudar a la familia. Niña viva y laboriosa, aprendió a colocar adornos en los chapines de las damas distinguidas. Así pasó doce años como ofíciala del taller Maldonado, donde se calzaba «la corte de los duques de Montpensier»: el gobierno había instalado en Sevilla a la infanta Luisa Fernanda, hermana de Isabel II, casada con un hijo del rey francés Luis Felipe. Ángela repartió su tiempo entre su casa, el taller, las iglesias y los hogares pobres, que le gusta visitar, sobre todo algunos célebres corrales de vecindad, donde se hacinan familias marginadas. Hasta que un día confió a su confesor, el padre Torres, un canónigo venerado de Sevilla, el deseo de «hacerse monja».

Las carmelitas descalzas no se atrevieron a recibirla, temerosas de que aquel cuerpecillo menudo y débil apenas pudiera resistir los sacrificios del convento. También le falló la salud cuando intentó entrar en las Hijas de la Caridad. Bajo la experta guía de su confesor, decidió consagrarse al servicio de los pobres, «viviendo a los pies de Cristo crucificado» conforme a los consejos evangélicos. A lo largo de cinco años maduró su proyecto fundacional, experimentando un proceso espiritual de altos valores místicos: hacerse pobre con los pobres, ayudar a los pobres «desde dentro», siendo ellas rigurosamente pobres.

Su instituto había de llamarse «Compañía de la Cruz», y ellas «Hermanas de la Cruz». Ángela tuvo conciencia clara de que no le correspondía una función de magisterio espiritual sino el testimonio de mujeres cristianas entregadas por amor de Cristo al bien de los hermanos necesitados. Sus Papeles íntimos, páginas asombrosas para una joven iletrada, redactadas con graves deficiencias ortográficas y sintácticas, identifican su proyecto de «Compañía» con las formas existenciales propias de Sevilla: no sólo en las vinculaciones que podríamos llamar «políticas», por la atención que los responsables ciudadanos prestaron a la obra cristiana de Sor Ángela, o en la función «social» desarrollada por las Hermanas de la Cruz a favor de los menesterosos, sino en la repercusión hondísima que los modos estéticos sevillanos produjeron sobre el estilo espiritual de Sor Ángela y de su familia religiosa.

Ángela y sus hermanas no se dejaron cazar en la trampa espiritual de una «caridad desde arriba»: dieron y dan su testimonio evangélico instaladas dentro de la pobreza, la necesidad, la renuncia. En esta materia, la postura de Sor Ángela fue tajante. Para sí misma: «La primera pobre, yo... No me consideraré interina en el cargo, desearé sentir los efectos de la pobreza y me alegraré cuando los sienta; estaré pronta para dar todo lo que haya en las casas, teniendo abandono total en Dios y en su Providencia». Y para sus hermanas: «Todo en silencio, sin publicidad».

La fundadora imprimió a su «Compañía» un ambiente de limpieza, de saludable alegría, de contenida belleza: sus conventos obtuvieron esplendor a base de cal, un estropajo, dos esterillas y cinco macetas. A pesar del tenor heroico de sus renuncias, de su pobreza y de su entrega al servicio de los menesterosos, las hermanas de Sor Ángela no adoptan aires grandilocuentes: son mujeres sencillas, verdaderamente populares, apartadas de cualquier colosalismo; impregnan el aire de dulzura, provocan sonrisas cariñosas. La gente agradece esta manera de querer a Dios y a los pobres.

El 2 de agosto de 1875 nació oficialmente la Compañía de la Cruz, con una minúscula patrulla formada por tres hermanas más Ángela, «hermana mayor»: gastaron su capital fundacional en socorros a familias necesitadas, visitaron enfermos y se olvidaron de hacer la comida, la fiesta careció de banquete. En torno suyo se forjó enseguida una aureola tejida de episodios auténticos y legendarios: la biografía de Sor Ángela, «madre Angelita», es una inacabable letanía de bondad y caridades. La congregación cubrió rápidamente las provincias andaluzas y Extremadura. Luego alcanzó Madrid. En nuestros días, Italia y América. Roma aprobó el instituto a mediados de 1908.

Sor Ángela murió, anciana, el 2 de marzo de 1932. Mientras toda la iglesia sevillana rezaba sin parar, el Ayuntamiento republicano de Sevilla celebró una sesión extraordinaria para dar carácter oficial a los elogios de Sor Ángela. El alcalde puso a votación «que se cambie el nombre de la calle Alcázares por Sor Ángela de la Cruz». La minoría socialista, prescindiendo del matiz religioso, estuvo conforme, la minoría radical, conforme... por unanimidad. Sevilla republicana le regaló una calle a Sor Ángela. Cuando acomodaban el ataúd en el sepulcro de la cripta, llegó un obrero: con el jornal del día había comprado un ramo de claveles y suplicó que se los pusieran a Sor Ángela.

Juan Pablo II la beatificó en Sevilla, en su primer viaje a España, el 5 de noviembre de 1982, y la canonizó en Madrid el 4 de mayo de 2003.

[Ecclesia, Nº 3151, del 3 de mayo de 2003, pp. 26-27]

* * * * *

SOR ÁNGELA DE LA CRUZ

por Joaquín L. Ortega

Esta sevillana, chiquitita y menuda, hermana de otros 13 hermanos y «zapatera prodigiosa» para aliviar las cargas familiares, es otra prueba de lo grande que puede ser el Señor en la pequeñez de sus criaturas.

De notar, que Angelita (como gustan de llamarle los sevillanos) no tuvo desde niña otro «arrimo» que Dios y su Santa Voluntad. De jovencilla quiso entrar en las carmelitas. Pero las «teresas» de Sevilla no le dieron facilidades. ¿Despiste de la Madre Priora o Providencia de Dios? Las Hermanas de la Cruz se decantan netamente por lo segundo. El Señor lo permitió así para que Angelita, que parecía ya decidida a ser «monja sin convento», optara por fundar la Compañía de las Hermanas de la Cruz.

El núcleo de su fundación fue y es hoy día la vivencia severa y amorosa de la cruz. Y, al propio tiempo, la dedicación a los pobres más pobres y a los necesitados más necesitados. Las claves de tan extremada opción de vida están en sendas afirmaciones de Sor Ángela: «Hijas mías, nuestro país es la cruz y fuera de la cruz somos forasteras». Convicción que se solapa con esta otra: «Hacerse pobre con los pobres. La caridad, no desde arriba sino desde dentro».

De tales y tan escuetas pautas se deriva una estética de la pobreza limpia y de la mortificación gozosa que llena la vida y las casas de las Hermanas de la Cruz. Su ascética la dejó sellada Sor Ángela con la mística del amor, que es el mejor sello.

Así pasó ella por la vida. Mucho más ligera de equipaje de lo que hubiera pensado su paisano, Antonio Machado. Por otra parte, el olor de la santidad de Angelita hace ya mucho tiempo que, como el azahar, inunda las calles de Sevilla. Su celebridad y el cariño que concita entre sus paisanos no son inferiores a los que dedican a la Macarena o a la Giralda, según los expertos. Es más, son muchos los que apuestan por la primacía de Sor Ángela de la Cruz, dentro de esa trinidad.

[Ecclesia, Nº 3151, del 3 de mayo de 2003, pp. 11]

Fuente: Santoral Franciscano