5 jun. 2018

Salmo 106 Acción gracias por la liberación

Imagen relacionada

Salmo 106

Acción gracias por la liberación



Dad gracias al Señor porque es bueno, 
porque es eterna su misericordia. 

Que lo confiesen los redimidos por el Señor, 
los que él rescató de la mano del enemigo, 
los que reunió de todos los países: 
norte y sur, oriente y occidente. 

Erraban por un desierto solitario, 
no encontraban el camino de ciudad habitada; 
pasaban hambre y sed, 
se les iba agotando la vida; 
pero gritaron al Señor en su angustia, 
y los arrancó de la tribulación. 

Los guió por un camino derecho, 
para que llegaran a una ciudad habitada. 
Den gracias al Señor por su misericordia, 
por las maravillas que hace con los hombres. 
Calmó el ansia de los sedientos, 
y a los hambrientos los colmó de bienes. 

Yacían en oscuridad y tinieblas, 
cautivos de hierros y miserias; 
por haberse rebelado contra los mandamientos, 
despreciando el plan del Altísimo. 
El humillo su corazón con trabajos, 
sucumbían y nadie los socorría. 
Pero gritaron al Señor en su angustia, 
y los arrancó de la tribulación. 

Los sacó de las sombrías tinieblas, 
arrancó sus cadenas. 
Den gracias al Señor por su misericordia, 
por las maravillas que hace con los hombres. 
Destrozó las puertas de bronce, 
quebró los cerrojos de hierro. 

Estaban enfermos por sus maldades, 
por sus culpas eran afligidos; 
aborrecían todos los manjares, 
y ya tocaban las puertas de la muerte. 
Pero gritaron al Señor en su angustia, 
y los arrancó de la tribulación. 

Envió su palabra para curarlos, 
para salvarlos de la perdición. 
Den gracias al Señor por su misericordia, 
por las maravillas que hace con los hombres. 
Ofrézcanle sacrificios de alabanza, 
y cuenten con entusiasmo sus acciones. 

Entraron en naves por el mar, 
comerciando por las aguas inmensas. 
Contemplaron las obras de Dios, 
sus maravillas en el océano. 

El habló y levantó un viento tormentoso, 
que alzaba las olas a lo alto: 
subían al cielo, bajaban al abismo, 
el estómago revuelto por el mareo, 
rodaban, se tambaleaban como borrachos, 
y no les valía su pericia. 
Pero gritaron al Señor en su angustia, 
y los arrancó de la tribulación. 

Apaciguó la tormenta en suave brisa, 
y enmudecieron las olas del mar. 
Se alegraron de aquella bonanza, 
y él los condujo al ansiado puerto. 
Den gracias al Señor por su misericordia, 
por las maravillas que hace con los hombres. 

Aclámenlo en la asamblea del pueblo, 
alábenlo en el consejo de los ancianos. 

El transformará los ríos en desierto, 
los manantiales de agua en aridez; 
la tierra fértil en marismas, 
por la depravación de sus habitantes. 

Transforma el desierto en estanques, 
el erial en manantiales de agua. 
Coloca allí a los hambrientos, 
y fundan una ciudad para habitar. 

Siembran campos, plantan huertos, 
recogen cosechas. 
Los bendice, y se multiplican, 
y no les escatima el ganado. 

Si menguan, abatidos por el peso 
de infortunios y desgracias, 
el mismo que arroja desprecio sobre los príncipes 
y los descarría por una soledad sin caminos 
levanta a los pobres de la miseria 
y multiplica sus familias como rebaños. 

Los rectos lo ven y se alegran, 
a la maldad se le tapa la boca. 
El que sea sabio, que recoja estos hechos 
y comprenda la misericordia del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario