9 may. 2018

Salmo 82 Oración indignada del justo

Resultado de imagen de vistas bosques

Salmo 82

Oración indignada del justo


Señor, no te estés callado, en silencio e inmóvil, oh Dios; 
mira que tus enemigos se agitan 
y los que te odian levantan la cabeza; 

traman planes contra tu pueblo, 
se conjuran contra tus protegidos. 

Dicen: "Vamos a aniquilarlos como nación, 
que el nombre de Israel no se pronuncie más". 

Están de acuerdo en la conjura, hacen liga contra ti: 
los beduinos, idumeos, ismaelitas, moabitas y agarenos, 

Biblos, Amón, Amalec, los filisteos con los tirios; 
también los asirios se aliaron con ellos 
y prestaron refuerzos a los hijos de Lot. 

Trátalos como a Madián, como a Sísara, 
como a Yabín, junto al torrente Quisón: 

que fueron aniquilados en Fuendor 
y sirvieron de estiércol para el campo. 

Trata a sus príncipes como al Cuervo y al Lobo, 
a sus capitanes como a Zebá y a Salmaná, 
que arengaban: "Conquistemos las vegas fértiles". 

Dios mío, vuélvelos hojarasca, vilanos frente al vendaval; 
como fuego que prende en la maleza, 

como incendio que abrasa los montes, 
persíguelos así con tu tormenta, 
atérralos con tu huracán. 

Cúbreles el rostro de ignominia, 
para que te busquen a ti, Señor; 

abrumados de vergüenza para siempre, 
perezcan derrotados; 

y reconozcan que te llamas Señor, 
que tú eres el Soberano de toda la tierra. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario