12 abr. 2018

Salmo 60 Oración de un desterrado

Imagen relacionada

Salmo 60

Oración de un desterrado


Dios mío, escucha mi clamor, 
atiende a mi súplica; 
te invoco desde el confín de la tierra 
con el corazón abatido: 

llévame a una roca inaccesible, 
porque tú eres mi refugio 
y mi bastión contra el enemigo. 

Habitaré siempre en tu morada, 
refugiado al amparo de tus alas; 
porque tú, oh Dios, escucharás mis votos 
y me darás la heredad de los que veneran tu nombre. 

Añade días a los días del rey, 
que sus años alcancen varias generaciones; 
que reine siempre en presencia de Dios, 
que tu gracia y tu lealtad le hagan guardia. 

Yo tañeré siempre en tu honor, 
e iré cumpliendo mis votos día tras día. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario