21 may. 2018

Salmo 93 Invocación a la justicia de Dios contra los opresores

Resultado de imagen de paisajes naturales

Salmo 93

Invocación a la justicia de Dios contra los opresores


Dios de la venganza, Señor, 
Dios de la venganza, resplandece. 
Levántate, juzga la tierra, 
paga su merecido a los soberbios. 

¿Hasta cuándo, Señor, los culpables, 
hasta cuando triunfarán los culpables? 
Discursean profiriendo insolencias, 
se jactan los malhechores; 

trituran, Señor, a tu pueblo, 
oprimen a tu heredad; 
asesinan a viudas y forasteros, 
degüellan a los huérfanos, 
y comentan: "Dios no lo ve, 
el Dios de Jacob no se entera". 

Enteraos, los más necios del pueblo, 
ignorantes, ¿cuándo discurriréis? 
El que plantó el oído ¿no va a oír? 
El formó el ojo ¿no va a ver? 

El que educa a los pueblos ¿no va a castigar? 
El que instruye al hombre ¿no va a saber? 
Sabe el Señor que los pensamientos del hombre 
son insustanciales. 

Dichoso el hombre a quien tú educas, 
al que enseñas tu ley, 
dándole descanso tras los años duros, 
mientras al malvado le cavan la fosa. 

Porque el Señor no rechaza a su pueblo, 
ni abandona su heredad: 
el justo obtendrá su derecho, 
y un porvenir los rectos de corazón. 

¿Quién se pone a mi favor contra los perversos, 
quién se coloca a mi lado frente a los malhechores? 
Si el Señor no me hubiera auxiliado, 
ya estaría yo habitando en el silencio. 

Cuando me parece que voy a tropezar, 
tu misericordia, Señor, me sostiene; 
cuando se multiplican mis preocupaciones, 
tus consuelos son mi delicia. 

¿Podrá aliarse contigo un tribunal inicuo 
que dicta injusticias en nombre de la ley? 

Aunque atenten contra la vida del justo 
y condenen a muerte al inocente, 
el Señor será mi alcázar, 
Dios será mi roca de refugio. 

El les pagará su iniquidad, 
los destruirá por sus maldades, 


los destruirá el Señor, nuestro Dios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario