25 jul. 2017

La Vida Interior



La Vida Interior

Como fruto de la unión con Dios y de la identificación de su voluntad, mejoraremos en el plan de vida.

Por: Juan Cabrera | Fuente: Catholic.net 

La vida interior es un aspecto fundamental y esencial de la vida cristiana y apostólica.

Robustecer el alma, nutriéndola cada día con alimento sano, con la clara conciencia de nuestra vocación cristiana y de nuestra misión.

La frivolidad ha sido siempre la corruptora de las almas.

La fuente de la verdadera felicidad se encuentra en el interior de cada ser humano, donde Dios se hace paz, alegría, gozo, serenidad para quienes viven en amistad con El, y no en las cosas exteriores.

Debemos tener mucha vida interior, mucha vida de unión con Dios, mucha capacidad de interiorización personal, mucho crecimiento en profundidad, porque ahí es donde realmente se es feliz.


Razones para la vida interior 


En el trato con las personas, en la actividad apostólica se corre el riesgo de olvidar que sólo Cristo da a las personas el crecimiento interior y que nosotros somos simples jardineros de las almas.
Debemos colaborar a vencer el pecado en las almas y encaminarlas hacia el Reino de Cristo.
Vivimos en un mundo donde los valores materiales van imponiéndose a los espirituales.


Qué no es la vida interior 

La pretensión fatua de quererse pasar la vida entera en la Iglesia o pensando en Dios.
Encerrarnos en nosotros mismos sin admitir una relación con los demás y hacia sus necesidades.
Una vida artificial de contemplación de las cosas espirituales


Qué es la vida interior 

Es muy natural y sencilla, porque es simplemente la unión real, natural, personal y constante con Dios, fundada en la vida de gracia.
Es la identificación del corazón y voluntad con la voluntad santísima de Dios, "hasta tener los mismos sentimientos de Cristo".
Es la actitud de amor filial y confiado que obliga a mantener con Dios una postura de un hijo amante de su Padre.


Consecuencias de la vida interior

La vida interior permite al ser humano, como fruto de su unión con Dios y de su identificación con su voluntad, vivir en permanente contacto con El a través de todas las cosas y de todos los acontecimientos de la vida.


Medios para formar el hábito de la vida interior 

Amar la vida de oración. Que nuestra oración esté amasada de fe, humildad, agradecimiento, adoración, confianza, silencio y perseverancia.
Vida sacramental, especialmente la Eucaristía.
Vida de Sagrario.
Docilidad y apertura a las inspiraciones del Espíritu Santo.
Vida teologal.
Espíritu de silencio y reflexión.
Lectura espiritual.
La guarda de los sentidos internos y externos.
Contemplar la magnífica figura e imitar el ejemplo de nuestra Madre, la Santísima Virgen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario