30 nov. 2016

Debemos ser como un niño para entrar en el Reino de los cielos.



Debemos ser como un niño para entrar en el Reino de los cielos.


Mateo 18:2-5¨ Jesús llamó entonces a un niño, lo puso en medio de ellos 3 y dijo:

—Les aseguro que si ustedes no cambian y se vuelven como niños, no entrarán en el reino de los cielos. 4 El más importante en el reino de los cielos es el que se humilla y se vuelve como este niño. 5 Y el que recibe en mi nombre a un niño como éste, me recibe a mí.¨ (PDT)

Se designa con el término de Niñez a aquel período de la vida humana que se extiende desde el nacimiento del individuo hasta la llegada de la pubertad.
La niñez es una de la más hermosa  etapa de la vida, llena inocencia, alegría, humildad y todo lo bello que puede tener un niño.

Los niños son capaces de amar todo, de admirar lo más simple, desde una hormiguita arrastrando una hojita hasta una nube con formas, para un niño cualquier cosa es impresionante, cualquier momento presente es eterno, el amor es su estado natural.

Jesús les enseña a sus discípulos que el comportamiento de todo ciudadano del Reino de los cielos debe ser como el de un niño.
Como seguidores de Cristo debemos manifestar las características de un niño.

Debemos permitir que Dios a través de su Santo Espíritu realice en nuestro ser esa transformación día a día para que así mostremos el carácter de Cristo en nuestra manera de pensar, hablar, actuar y relacionarnos con los demás.

Solo debemos reconocer nuestras limitaciones, faltas,  rendirnos completamente a Dios  y nuestro Padre celestial nos llenará de su amor y nos ayudará a vencer todo lo que impide nuestro crecimiento como hijos de Dios .

Dios Todopoderoso, ayúdanos a ser transformado cada día de tal manera podamos ser como un niño lleno de amor, pureza y así manifestar el carácter de Cristo en nuestra vida , te lo pedimos en el nombre de Jesús .Amen

No hay comentarios:

Publicar un comentario