7 jun. 2016

No poder comulgar no es excomunión



No poder comulgar no es excomunión

Comunión y excomunión, suenan parecido pero ¿cuál es la diferencia?
Por: Varios | Fuente: Catholic.net 



En titulares de algunos medios digitales, informativos de televisión y medios impresos han puesto como noticia de extraordinaria importancia el que el papa Francisco haya afirmado, -hablando de los divorciados que han contraído un nuevo matrimonio-, que: "estas personas no están excomulgadas, y no deben ser tratadas como tales. Siempre forman parte de la Iglesia".

La verdadera pregunta es: ¿dónde está la novedad?, porque que yo sepa, nadie ha determinado que un divorciado que ha contraído un nuevo matrimonio civil esté excomulgado y, en consecuencia, fuera de la comunión eclesial. Vamos, que de novedad nada en absoluto.

Lo que falta por explicar es que una cosa es estar excomulgado y otra bien distinta es no poder recibir la comunión eucarística. Basta observar cualquier misa dominical en nuestras parroquias. Llega la hora de la comunión eucarística y hay gente que no se acerca a recibirla, no porque esté bajo pena de excomunión, sino porque tiene conciencia de pecado mortal y sabe que en esas condiciones la comunión eucarística le está vetada hasta que haga una buena confesión.

¿Por qué no va a comulgar esa gente? Pues vaya usted a saber. Manolo porque se casó civilmente, Pepa porque ha faltado algunos domingos a misa, Juan por alguna cosilla con el sexto, Alfonsa porque sisa habitualmente en la compra, Amadeo por un juramento en falso. Comulgarán el día en que hagan una buena confesión de la que será parte fundamental el propósito de la enmienda.  

Aquí parece que de lo que se trata, preparando el camino del Sínodo, es presentar lo que no es como si fuera e intencionalmente malinterpretar las palabras del Papa, cosa que nadie entiende más que aquellos que viven de manipulaciones y deseos tan inconfesables como visibles.

Luego te vuelven a sacar lo de la misericordia y se leen cosas como que "con su intervención de hoy, Francisco marca una línea roja para el Sínodo. A partir de ahora, los eclesiásticos que quieran seguir impidiendo el acceso de los divorciados vueltos a casar a la comunión sabrán que se están oponiendo a lo que piensa, cree y quiere el mismísimo Papa". Esto sencillamente es una barbaridad y un desinformar voluntariamente a los fieles. EL PAPA JAMÁS HA DICHO TAL COSA. Distinto es que diga agua y uno, en su ensoñación entienda vino, pero eso ya no es cosa del Papa. Más aún, yo no sé lo que el papa en su fuero interno piensa, cree y quiere, que eso no se me ha dado y mejor así; lo que sí puedo afirmar es que JAMÁS el Papa ha dicho expresamente que si yo digo a un divorciado vuelto a casar que no puede recibir la comunión me estoy oponiendo al Santo Padre. Desde luego no a san Juan Pablo II, al catecismo y a Benedicto XVI.

¿Qué enseña la Iglesia sobre los divorciados vueltos a casar?

El Catecismo de 1992 dice:

"651 Respecto a los cristianos que viven en esta situación [es decir, divorciados y vueltos a casar] y que con frecuencia conservan la fe y desean educar cristianamente a sus hijos, los sacerdotes y toda la comunidad deben dar prueba de una atenta solicitud, a fin de que aquéllos no se consideren como separados de la Iglesia, de cuya vida pueden y deben participar en cuanto bautizados:

"Se les exhorte a escuchar la Palabra de Dios, a frecuentar el sacrificio de la misa [pero sin comulgar], a perseverar en la oración, a incrementar las obras de caridad y las iniciativas de la comunidad en favor de la justicia, a educar sus hijos en la fe cristiana, a cultivar el espíritu y las obras de penitencia para implorar de este modo, día a día, la gracia de Dios" (Familiaris consortio, número 84).

En el año 1984 el Papa San Juan Pablo II en su exhortación apostólica Reconciliatio et Paenitentia (Reconciliación y Penitencia) indica: "la Iglesia desea invitar a sus hijos, que se encuentran en estas situaciones dolorosas, a acercarse a la misericordia divina por otros caminos, pero no por el de los Sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía, hasta que no hayan alcanzado las disposiciones requeridas", esos caminos son la participación en la Misa, adoración Eucarística, devociones, etc.

En 1994 la Congregación para la Doctrina de la fe emitió una carta a los obispos sobre la recepción de la comunión eucarística por parte de los fieles divorciados que se han vuelto a casar, en ella se indica:

"5. La doctrina y la disciplina de la Iglesia sobre esta materia han sido ampliamente expuestas en el período post-conciliar por la Exhortación Apostólica Familiaris consortio. La Exhortación, entre otras cosas, recuerda a los pastores que, por amor a la verdad, están obligados a discernir bien las diversas situaciones y los exhorta a animar a los divorciados que se han casado otra vez para que participen en diversos momentos de la vida de la Iglesia. Al mismo tiempo, reafirma la praxis constante y universal, «fundada en la Sagrada Escritura, de no admitir a la Comunión eucarística a los divorciados vueltos a casar» [Exhort. Apost. Familiaris consortio, n.84: AAS 74 (1982) 185], indicando los motivos de la misma. La estructura de la Exhortación y el tenor de sus palabras dejan entender claramente que tal praxis, presentada como vinculante, no puede ser modificada basándose en las diferentes situaciones.

"6. Esto no significa que la Iglesia no sienta una especial preocupación por la situación de estos fieles que, por lo demás, de ningún modo se encuentran excluidos de la comunión eclesial. Se preocupa por acompañarlos pastoralmente y por invitarlos a participar en la vida eclesial en la medida en que sea compatible con las disposiciones del derecho divino, sobre las cuales la Iglesia no posee poder alguno para dispensar [Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1640].  Por otra parte, es necesario iluminar a los fieles interesados a fin de que no crean que su participación en la vida de la Iglesia se reduce exclusivamente a la cuestión de la recepción de la Eucaristía. Se debe ayudar a los fieles a profundizar su comprensión del valor de la participación al sacrificio de Cristo en la Misa, de la comunión espiritual [1], de la oración, de la meditación de la palabra de Dios, de las obras de caridad y de justicia [Exhort. apost. Familiaris consortio, n. 84: AAS 74 (1982) 185].

En el año 2005 el Papa Benedicto XVI dijo: "que la Iglesia debe acoger con particular amor a los fieles divorciados, que al volverse a casar no pueden acercarse a comulgar, para ayudarles a vivir el sufrimiento que la situación provoca".

«Sabemos todos que éste es un problema particularmente doloroso para las personas que viven en situaciones en las que son excluidas de la comunión eucarística y naturalmente para los sacerdotes que quieren ayudar a estas personas a amar a la Iglesia, a querer a Cristo»,

El entonces obispo de Roma reconoció que «ninguno de nosotros tiene una receta, en parte porque las situaciones son siempre diferentes».

«Diría que es particularmente dolorosa la situación de los que se casaron por la Iglesia, pero no eran realmente creyentes y lo hicieron por tradición, y luego, encontrándose en una nueva boda no válida se convierten, encuentran la fe y se sienten excluidos por el sacramento», explicó.

«Éste realmente es un sufrimiento grande y cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe invité a muchas Conferencias episcopales y especialistas a estudiar este problema: un sacramento celebrado sin fe».

«No me atrevo a decir si realmente se pueda encontrar aquí un motivo de invalidez porque en el sacramento faltó una dimensión fundamental. Personalmente yo lo pensé, pero con las discusiones que hemos tenido he comprendido que el problema es muy difícil y que tiene que todavía hay que profundizar en él», reveló.

«Es importante que el párroco y la comunidad parroquial hagan experimentar a estas personas que, por una parte, tenemos que respetar el carácter indivisible del sacramento y, por otra parte, que queremos a estas personas que también sufren por nosotros», aclaró.

Pidió a los bautizados «sufrir con ellos, porque dan un testimonio importante», pues no acceden a la comunión para manifestar también visiblemente el carácter indisoluble del matrimonio. «Y éste es un sufrimiento noble, diría yo», aseguró.

Resumiendo

Los divorciados vueltos a casar nunca han sido excomulgados. Siempre se los ha recibido en la Iglesia. Ellos van a Misa, sus hijos están en la catequesis, ayudan en las parroquias. Los acogemos fraternalmente aunque no puedan comulgar. Como recuerda el Papa Francisco, su situación sigue siendo irregular. En lo que insiste el Papa es en que no se les puede tratar mal, en que “no se le puede cerrar las puertas a nadie”.

Excomunión es una pena canónica que implica expulsión de la Iglesia. Comulgar es recibir la Eucaristía. Estar excomulgado es una situación jurídica y los divorciados en nueva unión no incurren en esa situación. Queda excomulgados, por ejemplo, un sacerdote que revele el secreto de confesión o alguien que participe en un aborto.

Así aunque uno no comulgue, sigue perteneciendo a la Iglesia. Los divorciados en nueva unión, no pueden comulgar, no porque estén excomulgados, sino porque viven en situación de pecado. Es una situación objetiva de pecado, como dice el Evangelio: el que se casa con una divorciada comete adulterio (Evangelio según San Mateo 19,9).

Por otro lado, cuando se casaron por segunda vez muchos sabían que eso les impediría comulgar, y aun así optaron por casarse. Como también hay gente que no elige casarse, pues prefiere estar en gracia y comulgar. Todo el mundo es libre de hacer con su vida lo que le parezca más conveniente, pero si se quiere recibir la comunión, se debe aceptar unas condiciones.

¿Por qué se da la noticia de esta forma?

La intención es hacer creer que: "la consecuencia lógica que se sigue es que, si forman parte de la Iglesia, tienen derecho a participar en sus sacramentos". Evidente. Pero si tienen derechos tienen obligaciones, que es la de recibir los sacramentos con las disposiciones que exige la Iglesia, que en el caso de la comunión eucarística es estar en estado de gracia.

No se me confundan, porque en las parroquias católicas participan divorciados vueltos a casar a los que se acoge pastoralmente, y que colaboran activamente en la vida parroquial. Eso sí, saben que lo de comulgar no puede ser, y lo aceptan sin problemas. Que eso de que los curas convierten a los divorciados vueltos a casar en apestados ya no se lo cree nadie.

El problema es que estamos acercándonos a la segunda parte del Sínodo y hay que jugar a levantar nuevas expectativas que se saben imposibles. No pasa nada. Nos inventamos que el Papa Francisco está de acuerdo con la comunión a los divorciados vueltos a casar y de paso decimos que los que sostienen la doctrina tradicional, la de siempre, son ultramontanos sin entrañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario