5 ago. 2014

Basílica Santa María la Mayor Roma

Basílica Santa María la Mayor
Roma



Una de las cuatro basílicas mayores de Roma.

Construcción de la Basílica
Como respuesta a la petición de la Virgen Santísima, en la aparición conocida como Nuestra Señora de las Nieves (no es la imagen a la derecha), el Papa mandó a 

construir la basílica y él mismo dio el primer golpe con el pico. El Papa Liberio consagró el santuario de Nuestra Señora en el año 360. Un mosaico sobre la entrada recuerda el milagro de la nieve.

La basílica actual, de construcción posterior en el mismo sitio, sigue siendo la mas grande dedicada a la Madre de Dios en Roma y la mas esplendorosa en Italia después de Loreto. Debido a su enorme tamaño y esplendor pero sobre todo por ser la mas antigua dedicada a la Virgen, recibió el título de Basílica de Santa María la Mayor. (Hay tres basílicas mayores, las otras tres siendo: San Pedro, San Juan de Letrán, San Pablo extramuros).  Por ser la mas importante basílica dedicada a la Virgen, el Papa la visita con frecuencia.

En esta basílica el Papa proclamó a la Virgen como Reina de cielos y tierra

 Virgen con el Niño en Basil. Sta. Maria la Mayor
En Santa María la Mayor.
Reina de la Paz
Puesta por Pio XII
en agradecimiento por el final
 de la II Guerra Mundial

Aspectos de la Basílica

A través de los siglos, los Papas han considerado un honor y un privilegio el embellecer y adornar la basílica de Nuestra Madre Santísima. El carácter original de la capilla ha sido preservado, a pesar de la cantidad de decoraciones y mejoras que le han añadido. Los mosaicos de la parte cerca del altar y de las paredes de la nave, son de los más finos de Roma. Representan escenas de la vida de la Virgen María. El hermoso techo está decorado con el primer oro que trajo Colón de América.

La capilla del Santísimo Sacramento, construida por Sixto V, es una de las más espléndidas de Roma.

La Capilla Paulina fue construida por Pablo V para entronizar a la imagen de Nuestra Señora. Su riqueza de mármol, piedras preciosas y la iluminación hacen de ella la más rica de toda la ciudad y uno de los mejores monumentos del siglo XVI. En las Misas Solemnes hacen que caigan del techo pétalos de rosa blancos para simbolizar la caída milagrosa de nieve que indicó el sitio y el tamaño de la basílica. También representa las gracias que la Virgen sigue derramando sobre sus hijos. Es una costumbre conmovedora.

La fachada es una adición del siglo XVIII.

La Basílica es también conocida por otros nombres:

Iglesia de Santa María de las Nieves (por el milagro).
Basílica Liberiana, en memoria del Papa Liberio, que la consagró.
Iglesia de Santa María de la Cuna porque la basílica conserva lo que, según una tradición es un fragmento de la cuna del Niño Jesús, traída de Roma por Sta. Helena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario