15/4/2013

Juventud de Jesucristo





Juventud de Jesucristo


1. He visto con Pedro y Juan 
a Jesús, que es el Viviente,
y lo he visto Dios presente
donde los hombres están.
Con María Magdalena 
he visto al Señor amado,
lo he llorado y abrazado,
le he dicho mi gozo y pena.

2. Lo he visto en la Iglesia vivo, 
lo he visto luz y alegría,
Pentecostés que caía
como el amor compasivo. 
Y lo he visto en el dolor 
con su hermosura escondida,
latiente Dios de la vida,
sufriendo cual Dios amor.

3. He visto a Dios encarnado
en cada humano latido, 
que el que acampó no se ha ido
y todo ha santificado.
La esperanza es nuestra ruta
que Cristo nos acompaña,
y amor de Dios nunca engaña
a la confianza absoluta.

4. La Madre, amor silencioso,
estaba fiel junto al Hijo;
ella será mi cobijo
al sentirme temeroso.
Madre, fuerza de mi fe,
necesitada caricia,
eres mi paz y delicia,
y a Jesús en ti veré.

5. He visto mi vocación, 
al ver en él mi verdad:
quiero irradiar su bondad,
y hacer de mi vida un don.
Y si Jesús me llamara 
para ser su mensajero,
lo que tú quieras, yo quiero;
nadie de ti me separa.

6. Lo he visto en el Pan y el Vino,
Jesús nuestro, cotidiano, 
de cualquier afán humano
más nuestro por ser divino.
Tu dulcísima mirada 
la llevo dentro de mí,
y sé que, al tenerte a ti,
Jesús, no me falta nada.



Rufino María Grández 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada